Venezuela: Masiva pérdida de empleo en la industria y el comercio

                RedacciónEDA

Mientras la crisis de poder en Venezuela continúa sin resolución, entre los ultimátums internacionales, la intensificación de de la lucha callejera a favor del autoproclamado Juan Guaidó y la movilización chavista en defensa de Nicolás Maduro, se dieron a conocer cifras que informan que desde 2015 hasta la actualidad se perdieron aproximadamente 3 millones de empleos debido al cierre de cientos de empresas.

José Antonio García, coordinador de la Unión Nacional de Trabajadores (Únete), y Maryolga Girán, asesora laboral de Conindustria, aseguran que la mayoría de las industrias que siguen operando en el país trabajan al 30% de su capacidad.

García detalló que el sector que sufrió la mayor pérdida de puestos de trabajo fue el comercial, que retrocedió en 750 mil empleos en los últimos tres años, mientras que en la industria se perdieron 93.650 plazas gracias al cierre de 1.873 fábricas medianas y pequeñas, sobre todo por la dificultad para la importación de materia prima.

Según estadísticas de centrales obreras y de empleadores, a fines de 2018 la desocupación alcanzó un 18,9% (la más alta de América Latina), lo que para la población económicamente activa de Venezuela equivale a unos 2,6 millones de personas.

El dirigente de Únete detalló: “Esa elevada tasa de desempleo es producto de la destrucción de los puestos de trabajo en el sector formal de la economía, como consecuencia de las malas políticas económicas del gobierno de Nicolás Maduro que han ocasionado el cierre de empresas o su funcionamiento a media máquina”. Y agregó: “Por la falta de empleo en el sector público y privado, los trabajadores migran a la economía informal o se van del país en la búsqueda de un mejor trabajo con mayores ingresos que les permita enviar dinero para mantener a sus familias”.

Girán, por su parte, advirtió que este año las cifras de desocupación podrían superar el récord histórico de 22% registrado en 2003, por la crítica situación empresaria, atenazada entre los controles gubernamentales y la falta de divisas para adquirir materias primas e insumos. La especialista añadió: “Históricamente, en noviembre y diciembre aumentaba la ocupación debido a la contratación de trabajadores temporales por el incremento de la oferta y la demanda en la Navidad. Eso no ocurrió en los dos últimos meses del año pasado y, por el contrario, creció el desempleo, tendencia que se profundizará en enero con el anuncio de empresas, como una productora de papel, de que no abrirán”.

Girán también explicó que solo el 28,6% del empleo (4 millones de personas) trabajó en el sector formal durante 2017, mientras que el 52,5% lo hace en el sector informal (7,35 millones de trabajadores). Con estos datos, la economía venezolana se ubica muy por fuera de los estándares de las economías desarrolladas, donde el empleo formal ronda el 70% y la desocupación no supera el 3%.