La producción de celulares se desplomó 28% el año pasado

                RedacciónEDA

Durante 2018 la producción de teléfonos celulares en nuestro país cayó un 28%, de 10,8 a 7,8 millones de unidades, y para este años las proyecciones son aún peores, ya que se estima que sólo se fabricarán 7,5 millones.

En un contexto de fuerte caída de las ventas, vinculado con la constante pérdida de poder adquisitivo de los salarios, según datos de la Asociación de Fabricantes de Electrodomésticos de la República Argentina (AFARTE), no sólo retrocedió la cantidad global de teléfonos fabricados y vendidos en el país sino que además pasaron al frente del mercado los modelos de baja gama, desplazando a los de gama media.

Como se pudo apreciar en otros sectores económicos, la caída en la producción durante 2018 se concentró sobre todo en la segunda mitad del año, con un primer trimestre (previo a la primera corrida cambiaria) que tuvo un crecimiento del 15% en la producción, mientras que en el segundo cayó 15%, en el tercero retrocedió 46% y en el último se desplomó 48%. El peor mes para el sector fue septiembre, con una pérdida interanual del 53%. Desde el punto de vista del consumo, el peor trimestre fue el cuarto, con una baja de 29,4%.

Hasta septiembre de 2018, los teléfonos más vendidos del país eran los de gama media, con un 58% de la demanda, pero con la profundización de la recesión económica los más pedidos pasaron a ser los de gama baja, con el 51% de la demanda, dejando a la media en segundo lugar (45%) y a la gama alta con sólo 4%.

Las fábricas de celulares localizadas en Tierra del Fuego emplean a unas 9.000 personas y ante la fuerte caída del consumo acordaron mantener los puestos de trabajo a cambio de que los trabajadores acepten no buscar aumentos salariales por dos años, hasta 2020.

Más allá del indiscutible impacto de los factores nacionales, la industria a nivel global viene sufriendo caídas, vendiéndose casi 1.400 millones de celulares menos en 2018 que en el año anterior, por lo que pasó a ser el peor año de la historia.

La proyección de Afarte para nuestro país es producir 7,5 millones de unidades, lo que consideran “una proyección conservadora y pesimista”. “Ojalá nos equivoquemos, pero estimamos que la baja se profundizará”, añadieron.
Federico Hellmeyer, presidente de la entidad, explicó: “La realidad es que todas las personas que son target del mercado de celulares ya tienen su teléfono. Y la mayoría ya hizo un upgrade”. “Además se está extendiendo la vida útil de los móviles. A nivel global el plazo de recambio que hasta hace unos años era de 12 a 18 meses, ahora se estiró a 24 a 36 meses”, concluyó.