Trabajo dictó la conciliación obligatoria para municipales de Mar del Plata

                RedacciónEDA

En plena temporada, un conflicto que lleva ya un mes paralizó varios servicios, con lo cual en plena temporada y asestada de gente “la feliz” se veía con el pasto crecido, basura en las calles y falta de control de tránsito, producto de una fuerte tensión salarial entre los municipales y el Gobierno local.

En ese sentido desde el Ministerio de Trabajo de la Provincia se confirmó que  “Para resguardar la integridad general de los vecinos de Mar del Plata y la de los 230.000 turistas que eligieron la ciudad para pasar sus vacaciones en paz, se dictó la conciliación obligatoria en el conflicto entre el Municipio de General Pueyrredón y el Sindicato de Trabajadores Municipales”.

El comunicado oficial refleja el clima de “desequilibrio” que domina a Mar del Plata por estas horas. Es que el estado de abandono, en el marco de la huelga que vienen realizando trabajadores de distintos servicios municipales en protesta por sus condiciones de trabajo, obligó al Gobierno local a mejorar su propuesta salarial: en lugar del 14% que vino ofreciendo en las últimas semanas (primero en dos cuotas, luego en una…) elevó su propuesta a un 17% de aumento, retroactivo a diciembre. Pero el plan, claro, no vino sólo: Trabajo dictó la conciliación obligatoria este martes por la mañana.

Los empleados de la comuna volvieron este miércoles a sus actividades, según confirmó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), Antonio Gilardi. “Hemos acatado”, confirmó.

El rechazo del sindicato (que agrupa a 5.400 de los 8.000 empleados de la comuna) a la propuesta salarial del Gobierno condujo a Mar del Plata, uno de los mayores destinos de playa del país, a una situación de máxima tensión.

Marcelo Villegas, ministro de Trabajo provincial, explicó que la falta de acuerdo entre las partes perjudicó la actividad comercial del sector gastronómico y a los pequeños y grandes comercios, que vieron proliferar la venta callejera y la competencia desleal en la vía pública” al aprovechar la falta de controles.

El efecto sanitario también se hizo sentir: “se perdieron unos 100.000 turnos otorgados en las salas de salud municipal y otros 15.000 marplatenses no pudieron vacunarse en los centros de salud que dependen de la Comuna”, confirmó el ministro.

“Hasta los cementerios se vieron afectados en su funcionamiento “por la medida denunciaron familiares.

Por otro lado “la ausencia de controles viales generó caos en el tránsito y el incumplimiento de normas básicas en el estacionamiento en la vía pública, lo que contribuyó al descontrol generalizado en materia vial” poniendo en jaque todo el funcionamiento de la ciudad balnearia.