La carne podría aumentar hasta un 15% en los próximos días

                RedacciónEDA

En las últimas semanas, el kilo vivo de carne en el Merado de Liniers se incrementó en promedio en un 10% lo que podría trasladarse rápidamente al mostrador, si el consumidor avala las subas y sigue consumiendo el producto.

Entre octubre y los primeros días de diciembre el precio del novillo subía a razón de un peso por mes. El novillo se pagaba entonces en los $46 por kilo. Pero en la segunda semana empezó el cambio al subir hasta los $48 hasta finalizar el 2018 en los $53. Esto significa un aumento del 15,2 por ciento.

“Al ingresar muy pocos animales por las fiestas de fin de año, se dieron los aumentos” explicó el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y Derivados de la República Argentina ( Ciccra), Miguel Schiaretti.

“Entre octubre y noviembre no se vieron alzas, con lo cual hay una atraso del 6% en los valores” afirmó el especialista cárnico. “Sin embargo habrá que seguir los precios esta semana para ver si la misma se pasa las carnicerías”, afirmó.

Esto se verá a medida que el consumidor plantee o no una mayor oferta porque el consumo “de momento” parece no estar disponible para absorber más carne.

Daniel Urcia, vicepresidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra), por su parte opinó que “los precios actuales no van a retroceder a lo visto en diciembre, y que llegaron para quedarse”, aunque señaló que “ver si se traslada al consumidor, que hoy tiene un poder adquisitivo bastante complicado”.

Operadores del mercado, rescataron el aumento en los valores de Liniers como algo necesario para que el productor siga apostando a la ganadería dado que la exportación no está traccionando a partir del precio del novillo, dado que la tonelada en la plaza externa de la cuota Hilton que tiene como destino Europa, está por debajo de lo esperado.

Pero en la mesa de los argentinos cada día se hace más difícil incorporar cortes clásicos pues al cierre del año pasado ya superaban holgadamente los 100 pesos el kilo en carnicerías.