Se incrementan los locales comerciales vacíos

                RedacciónEDA

La caída del consumo y el incremento de los costos fijos, como alquiler y tarifas, hizo prácticamente imposible mantener un local comercial. Por eso, en las calles de Buenos Aires cada vez son más frecuentes las persianas bajas y el cartel con la leyenda «se alquila».

Armando Pepe, presidente del Colegio Inmobiliario de la Ciudad de Buenos Aires, graficó: «Solo en la calle Florida desde Plaza San Martín hasta Avenida de Mayo hay 29 locales vacíos con carteles». «En Corrientes, desde Callao hasta la Av. 9 de Julio, no había ni un local vacío y hasta había lista de espera, ahora hay cuatro locales vacantes con carteles. En la Avenida Alvear también hay cuatro locales vacíos. Esto se debe a que la actividad comercial cayó fuertemente, no pasa por los montos de los alquileres, sino porque no se abren nuevos locales. Además los servicios, las cargas sociales de los empleados subieron muchísimo y encima no se vende nada», ejemplificó.

Incluso, en el sitio Zonaprop, dedicado a la compra-venta y alquileres de inmuebles, se puede observar locales en la capital federal que están desocupados por desde hace más de un año o dos. «Hay mucha oferta de locales en alquiler pero lo cierto es que no hay interesados , la actividad comercial está planchadísima y eso perjudica al sector sumado al momento electoral», alertó Pepe.

En ese sentido, CAME (la Confederación de la Mediana Empresa) advirtió que en mayo las ventas de las pymes minoristas cayeron un 14,1% en comparación a 2018. Y llevan 17 meses de caída en fila, con un horizonte que lejos está de brindar alguna expectativa. Una fuente del sector inmobiliario indicó sobre lo que sucede: «Muchas marcas cierras sucursales producto de la crisis y otras deciden dejar de expandirse por lo que la ecuación es muy alarmante para el sector».

Por otro lado, el comercio online continúa creciendo. De acuerdo a la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), sólo en 2018 la actividad creció un 47% en comparación a 2017. La facturación el año pasado alcanzó los $229.760 millones y se vendieron 120 millones de productos, un 25% más que en 2017.