El Gobierno agiliza relevamiento del empleo no registrado y amenaza con sanciones

                RedacciónEDA

En medio de un grave situación laboral, que atraviesa la Argentina, donde cerca del 40% de los trabajadores pertenece al mercado informal, denunciado desde los gremios y reconocido por el Gobierno, desde la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se completó la digitalización de los procesos de relevamiento y control del empleo no registrado en la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires.

Bajo este sistema, todos los empleadores que sean detectados con trabajadores no registrados recibirán en su domicilio fiscal electrónico una notificación para regularizar las relaciones laborales no informadas, en 10 días.

Este relevamiento electrónico  intenta “mejorar  los controles del empleo no registrado y se le asegura al empleador fiscalizado la transparencia de los resultados de la acción del Organismo”.

De no regularizar la situación dentro de los 10 días de recibir la comunicación, “se les iniciará una inspección y las sanciones pasarán a ser cobradas a su valor pleno además de ser sancionados con clausuras del establecimiento” reza el comunicado oficial.

Desde los sectores del trabajo si bien concuerdan en agilizar los métodos de detección de trabajo informal, la necesidad radica en contar “desde el gobierno” con políticas que apunten a generación de trabajo genuino y en blanco que permita ir erradicando de fondo este flagelo que se acrecienta día a día en medio de una feroz recesión económica y una compleja realidad social.