La Policía de la Ciudad reprimió la carpa que instaló la CTEP para ayudar a los sin techo

                RedacciónEDA

Este 9 de Julio la CTEP y otros movimientos sociales instalaron en el Obelisco una carpa refugio para dale alimento y colchones a gente en situación de calle, bajo la consigna “La calle no es un lugar para vivir”. El proyecto era mantener la carpa por 24 horas para asistir a gente sin techo, con diversas actividades y talleres, además de las ollas populares, pero la Policía de la Ciudad desplegó un gran operativo para evitar la que continúe la actividad y, luego de reprimir con golpes y gas pimienta a los manifestantes, detuvo a dos personas en situación de calle que se habían acercado por el plato de comida.

Juan Grabois, abogado y referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), explicó: “Habíamos pedido permiso para instalar una carpa para poder darle refugio a por lo menos 50 personas que se están muriendo de frío en la calle, como un refugio particular y una protesta por la falta de políticas públicas y por la situación terrible que están viviendo un montón de familias sin techo, pedimos que reactiven el programa Buenos Aires Presente, que está totalmente desfinanciado, pedimo centros integradores comunitarios, becas para los pibes que están en situación de adicción y la única respuesta que tenemos es un montón de policías pegándole a los compañeros”.

Denunciaron ajustes y falta de personal en el programa Buenos Aires Presente

Los convocantes fueron el Movimiento de Trabajadores Excluidos, el Movimiento Popular La dignidad, el Frente Popular Darío Santillan y Proyecto 7, Gente en situación de calle, todos integrantes de la CTEP. La instalación de la carpa y de las mesas para alimentar a los sin techo de la zona (en la Ciudad de Buenos Aires se registraron por lo menos 5 muertes de personas en situación de calle en los últimos días debido a las bajas temperaturas), se venía desarrollando de forma pacífica hasta la aparición de un gran número de agentes de la Policía de la Ciudad, que primero bloquearon los vehículos desde donde los organizadores iban a bajar las ollas y luego reprimieron a gente que intentó retirar los colchones que se iban a repartir.

Al respecto, Grabois manifestó: “Yo vine como abogado y como militante social a acompañar a las personas sin techo y me encuentro con este panorama terrible que no lo podemos creer. Vamos a permanecer pacíficamente haciendo lo que podemos por nuestros hermanos y hermanas más humildes”. Y concluyó: “Gracias a Dios están las cámaras, que están mostrando que nosotros estamos en una protesta pacífica, dándole una mano a la gente que está en situación de calle, y no vamos a permitir que nos provoquen”.