Unas 200 mil familias podrían perder sus viviendas obtenidas con créditos UVA

                RedacciónEDA

Los créditos hipotecarios se convirtieron en una trampa con los índices de inflación que atraviesa la Argentina. Un informe del Colegio de Martilleros bonaerense confirma que hay unas 200 mil familias en la provincia de Buenos Aires con riesgo de perder su vivienda ya que no pueden afrontar la deuda de esos préstamos.

El alza de las cuotas -a raíz de la inflación- y de los salarios licuados por la devaluación generan una situación de desesperación en miles y miles de familias que  reclaman medidas para absorber parte de la deuda de esos préstamos, porque de otro modo perderán sus viviendas.

Y el reclamo es hacia el Estado porque «Si el 93% de los créditos se hicieron a través de bancos oficiales, esto se puede arreglar con un decreto o una ley que proponga el sector político», indicaron desde la entidad.

El presidente del Colegio, Juan Carlos Donsanto señaló que «ahora estamos en época electoral y no va a pasar nada, pero después de las elecciones, los bancos, especialmente los privados, a no dudarlo, podrían comenzar a ejecutar las hipotecas y atrás de los 200 mil bonaerenses tomadores de crédito están también los garantes».

La situación es de tal magnitud que el Colegio de Martilleros y el colectivo Hipotecados UVA-PBA, junto a legisladores y expertos del sector inmobiliario realizaron un encuentro provincial que analizó medidas para solucionar la acuciante situación de los deudores hipotecarios.

Según expresan algunos de los propietarios su deuda está cerca de triplicarse. En ese sentido Donsanto expresó que «la gente entró a los créditos porque el gobierno le decía que la inflación no superaría el 12% y ahora no puede hacer frente a las cuotas, entonces si el gobierno es parte del problema, podría ayudar condonando parte de la deuda y buscar una solución de fondo».