Informe de Vialidad desmiente que se estén construyendo más rutas que en el kirchnerismo

                RedacciónEDA

Un reciente informe elaborado por técnicos de Vialidad Nacional y difundido por el gremio de los trabajadores viales conducidos por Graciela Aleña desmiente las afirmaciones de campaña del Gobierno de Mauricio Macri en cuanto a la mayor cantidad de obras públicas de infraestructura realizadas por Cambiemos en comparación con las gestiones kirchneristas anteriores. Según el estudio, la cantidad de kilómetros de ruta licitados en el mandato de Macri es de menos de una quinta parte que durante el período previo.

A falta de otros datos económicos positivos que mostrar, Cambiemos optó por enfocarse en las obras de infraestructura como el diferencial respecto de los gobiernos anteriores. Hace algunas semanas circuló una investigación desmintiendo que la construcción de cloacas haya sido superior en promedio anual a la del kirchnerismo. Y ahora el informe de los trabajadores de Vialidad hace lo propio con el tema caminero. Según la investigación, durante el kirchnerismo se licitaron 168 obras por año (7840 kilómetros anuales) contra apenas 31 de la gestión de Cambiemos (1877 kilómetros); se iniciaron 162 obras contra 67 y se finalizaron 113 contra 57.

Pero además, el gobierno actual aumentó muy significativamente el organigrama del área y los sueldos de los gerentes. Hoy existen ocho gerencias ejecutivas cuando en 2015 no había ninguna, el total de gerencias pasó de 3 a 28 y las subgerencias de 26 a 64. Allí pasaron a ubicarse una gran cantidad de funcionarios afines al oficialismo, con remuneraciones muy por encima del tope anterior.

Viales nacionales denunciaron a Javier Iguacel por favorecer a la empresa IECSA

El texto de 84 páginas concluye afirmando que Cambiemos produjo “uno de los peores momentos de la historia de la Dirección Nacional de Vialidad” y plantea la necesidad de declarar con urgencia una Emergencia Vial por el deterioro de las rutas y carreteras a nivel nacional (apenas el 40% de las mismas están en buen estado).

En el informe se enumeran una cantidad de obras que el Gobierno de Macri se adjudica como propias y que ya estaban iniciadas por el anterior (como en el viaducto de Puente de la Noria) o que fueron terminadas con fondos provinciales (como en el caso de 240 km. financiados por Córdoba). También se cuentan numerosas obras abandonadas, como la Ruta Nacional 23 de San Antonio Oeste a Bariloche.

Los datos también desmienten otra afirmación del oficialismo, que tiene que ver con el menor costo de las obras actuales (hasta un 40% menos), presuntamente gracias al fin de la estructura de corrupción previa. Sin embargo, la propia líder del Sindicato de Trabajadores de Vialidad presentó en febrero de este año una denuncia contra los titulares de Vialidad Nacional por las obras de la ruta 8, que fueron licitadas en la etapa final del gobierno de Cristina Kirchner por 285 millones de pesos y en este año se le pretendía pagar a Iecsa (empresa de Angelo Calcaterra, primo de Macri) casi nueve veces más: 2.500 millones. En tramos de la ruta en manos de otras concesiones se autorizaron aumentos de entre el 30 y 40%.