Empleados porteños: la licencia por paternidad será de 45 días y de hasta 6 meses por adopción

                RedacciónEDA

En el intento de promover la equidad en la crianza de los hijos, facilitar el acceso laboral e  impulsar la adopción de niños mayores, la Legislatura porteña aprobó este jueves por unanimidad, -con 58 votos positivos, la extensión de la licencia de paternidad a empleados públicos hasta 45 días y la ampliación de las licencias por adopción hasta 180 días-.

La presentación del proyecto por parte del oficialismo porteño y del Partido Socialista (PS) nació con el objetivo de modificar el esquema de licencias no sólo por paternidad, sino también por maternidad, y adopción para empleados públicos.

La iniciativa recientemente aprobada busca acortar la diferencia en el tiempo que se pueden tomar las mujeres y los hombres por nacimiento o adopción, para permitirle así a cada familia tener mayor decisión sobre quién se queda cuidando al niño y quién regresa a trabajar.

El cambio más relevante que se implementará a partir de la nueva ley es que el período que tendría el padre para ausentarse de su puesto laboral con goce de sueldo pasaría a ser de 15 jornadas (actualmente son 12), mientras que para la madre seguiría siendo de entre cuatro y cinco meses y medio, dependiendo del cargo que ocupe.

Sin embargo, y si así lo desea, la mujer podrá transferirle los últimos 30 días de su licencia al hombre y de esta manera volver antes a su empleo.

El progenitor además podrá contar con otros 30 días de corrido que puede solicitar y que son exclusivos e intransferibles, a los que pueden acceder en cualquier momento durante el primer año de vida del hijo.

De esta forma, una misma persona puede llegar a tener 75 días de licencia por el nacimiento de un hijo.

En el caso de la adopción, los días para cada caso (madre o padre) podrán distribuirse según el criterio de la pareja, si es que los dos son empleados públicos.

La norma establece que quien adopte un niño de hasta 3 años tendrá una licencia de 90 días corridos con goce íntegro de haberes y quien lo haga con un niño de entre 3 y 6, de 120 días. Entre 6 y 10 años, será de 150 días. Quienes adopten chicos más grandes tendrán más jornadas para faltar, llegando a un máximo de 90 días adicionales cuando el hijo sea mayor de 10 años, lo que pretende alentar la adopción de adolescentes y grupos de hermanos.