Preocupación argentina: Bolsonaro se cortó solo y empezó a flexibilizar el Mercosur bajando aranceles

                RedacciónEDA

Las primeras decisiones políticas en cuanto al «Mercosur» luego del encuentro que encabezaron el presidente Mauricio Macri y su par de Brasil, Jair Bolsonaro  comienzan a tomar forma y a generar «polémica» en lo que se denomina la “flexibilización del Mercosur”.

Así según informaron en sede diplomática,  Brasil reducirá en el corto plazo el arancel externo común en los sectores de bienes de capital e informática «bajando a cero o un porcentaje muy inferior».

Frente a la preocupación local por medidas que pueden perjudicar la relación bilateral, las consultadas sobre el impacto en la industria argentina, insistieron en que «nuestro país no es muy competitiva en rubros metalúrgicos, de todas formas».

Al respecto salieron al cruce desde empresas nucleadas en la Asociación de Industriales Metalúrgicos ( Adimra) para desmentir “que no somos competitivos” y al mismo tiempo manifestar que «más allá de que tal vez la consecuencia no sea tan grave, preocupa la decisión de Brasil de abrir su mercado a todo el mundo, porque lo mismo seguirá con otros segmentos metalúrgicos seguramente».

Desde Cancillería bajaron la ebullición y destacaron que es lícito que «cualquiera de los países del Mercosur baje aranceles sin consultar al resto de los socios» mientras paralelamente advirtió que “lo que no puede hacer es subirlo, sin un consenso previo”.

En la actualidad, los exportadores argentinos a Brasil son alrededor de 3.000 empresas (muchas pymes industriales). A groso modo la situación sería que podrían mantener su beneficio de ingreso sin pago de arancel, pero perderían la exclusividad con esa preferencia arancelaria y se someterían a una competencia con empresas de terceros países”.