Sancor cerró su planta de Neuquén y despidió a todo el personal

                RedacciónEDA

La cooperativa láctea Sancor viene arrastrando una larga crisis, reflejando una muy difícil situación del sector lácteo en nuestro país, golpeado por un brutal aumento de costos y una significativa caída del consumo en el mercado interno. En ese contecto, la cooperativa definió el cierre de su planta en Neuquén y el despido de sus 30 trabajadores.

Las esperanzas de defensa de los puestos de trabajo a nivel nacional estaba puesta en la posible venta de la cooperativa a una empresa privada, pero finalmente el traspaso fue limitado y Sancor sólo le vendió a Adecoagro sus plantas de Chivilcoy (Buenos Aires) y Morteros (Córdoba), además de las marcas “Las Tres Niñas” y “Angelita”. Por otro lado, Vicentín Family Group había adquirido meses atrás el área de flanes, yogures y postres, así como el centro de distribución Córdoba (CEDIC) y la marca “Lechelita”.

Los 30 despedidos de la planta neuquina, que en los últimos meses ya venían recibiendo el pago de sus salarios en cuotas por la crítica situación de la cooperativa, también cobrarán las indemnizaciones en 18 cuotas. La información fue confirmada por un referente de la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA).

Los despedidos de la empresa, que tuvieron que manifestarse y negociar por para obtener el compromiso de pago de las indemnizaciones en cuotas, manifestaron su tristeza e indignación en redes sociales por el trato deparado por una empresa en la que muchos de ellos trabajaban hace más de diez años.