Ribeiro pidió un procedimiento preventivo de crisis ante la caída de ventas

                RedacciónEDA

En medio de una caída de ventas muy importante, Ribeiro, la firma de venta de electrodomésticos, solicitó un procedimiento preventivo de crisis ante la secretaría de Trabajo con el objetivo de readecuar su estructura. Por el momento, no se plantearon cierres de locales (son 85 en todo el país) o despidos de su plantilla, que consta de 1550 trabajadores.

Para no generar alarma en sus empleados, la compañía explicó que «decidió acogerse a los beneficios de la ley para poder continuar con su proceso de transformación y modernización y mitigar así los efectos sobre la sociedad en su conjunto. La compañía viene adecuándose amigablemente a las circunstancias de caída de ventas y cambio de formato. Siempre acordando con proveedores, acreedores financieros y gremios».

A su vez, la compañía estableció que «la adopción del mencionado procedimiento se debe a circunstancias ajenas a la voluntad de la sociedad, con el fin de tomar una serie de medidas tendientes a adecuar y reestructurar las diferentes estructuras internas de la empresas de manera racional, ordenada y planificada optimizando sus recursos y reduciendo los costos».

Las compras de electrodomésticos en pleno declive: en abril cayeron 37%

También apuntó que «la situación no es alarmante y tiene más que ver con repactar algunos temas con los gremios. El sector del comercio minorista fue muy golpeado en los últimos 12 meses». De hecho, y tal como informó el INDEC, las ventas a precios corrientes del sector primer trimestre del año sumaron $22.484,6 millones, una caída de 12,6% respecto al trimestre anterior y una variación negativa de 0,2% respecto del primer trimestre de 2018.

Desde la secretaría de Trabajo, que lidera Dante Sica, confirmaron la solicitud de la empresa a la vez que informaron que de la primera audiencia participaron dirigentes de Camioneros. En la segunda, estarán representantes del sindicato de Comercio.