Cierra la presentación de alianzas y el sindicalismo busca sus definiciones

                RedacciónEDA

Tanto a nivel nacional como en la Ciudad, el próximo miércoles 12 de junio, es el último día para presentar las alianzas electorales, según la acordada electoral, con lo cual es tiempo de definiciones y alineamientos dentro del sindicalismo que intenta jugar su juego.

En tanto el 22 de junio, exactamente 50 días antes de las elecciones de las PASO, se acaban las especulaciones: ese día vence el plazo de la presentación de listas de candidatos, un paso más para acercarse entonces a las internas de agosto y dar el salto hasta octubre, donde, quizás en primera vuelta –aunque hoy el escenario es complejo y podría llegarse a segunda vuelta-pueda surgir un nuevo presidente hasta el 2023.

En ese escenario, las negociaciones de Sergio Massa con la fórmula Fernández – Fernández para conformar un «amplio frente» parecen ser el centro de atención de la mayoría de los gremios. Mientras estas avanzan o retroceden, el encuentro previsto para la semana pasada entre Alberto Fernández y la CGT –que fue postergado por la internación del candidato- sigue en pie, alentado sobre todo por la simpatía personal que uno de los conductores de la central obrera –Héctor Daer – demostró públicamente al conocer la fórmula.

La CGT se reunirá con Alberto Fernández la próxima semana

Desde allí parecería favorable un apoyo, a una alianza amplia, con Massa incluido, lo que le daría mayor caudal de votos y más posibilidades de alcanzar el poder, quizás en primera vuelta.

Por el contrario, desde el Barrionuevismo, presionan a Massa en contra de esa alianza, pues ya ha dicho el gastronómico en varias oportunidades que su límite es Cristina “quien debería sacarse los fueros” sin los cuales “iría presa”.

Por esa razón, sigue intentando con la tercera vía, -salvo Carlos Acuña integrante de la conducción de la CGT que se inclinó por el Frente Renovador- el barrionuevismo mantiene su alineamiento con Roberto Lavagna, el ex ministro de Economía de Néstor Kirchner, que, aunque hoy se lo ve debilitado, se lanzó el miércoles pasado como candidato presidencial por Consenso19, con el apoyo gremial también de las 62 Organizaciones Peronistas.

Lo engorroso, de ésta definición sindical, es que la mujer de Barrionuevo, Graciela Camagño es una de las principales referentes y armadoras del Frente Renovador, la que “podría romper con el tigrense” de seguir avanzando en un acuerdo “fernandista”; acuerdo tentador que en principio le garantizaría a Massa: recuperar Tigre, su territorio, con Malena Galmarini como intendenta –pués el kirchnerismo retiraría a su candidato, el actual jefe comunal, Julio Zamora-, renovar las cinco diputaciones nacionales que se vencen este año, meter concejales y diputados  provinciales massistas en todas las listas y lo más codiciado: recuperar el ANSES.

Los sectores sindicales más combativos al gobierno de Mauricio Macri: el moyanismo, el Frente Sindical y La Corriente Federal,celebraron la decisión de Cristina Kirchner desde el día uno, y evitaron así las fricciones propias de las negociaciones previas entre espacios.

LB