Gravísimo: se compran 100 mil remedios menos por día y corren riesgo los tratamientos

                RedacciónEDA

Esto está pasando. El alerta en Salud es rojo pues según los datos de la Confederación Farmacéutica Argentina y otros referentes del mercado la baja comenzó con la disparada del dólar en mayo del 2018.

La devaluación hizo estragos en los argentinos que con los mismos pesos intentan comprar los medicamentos dolarizados y por eso la baja en el consumo afecta en todo tipo de productos (antibióticos, antitérmicos, analgésicos) pero los referidos a problemas en la sangre, están entre los que más bajaron.

La reducción se sintió con fuerza en 2018 y siguió en enero de este año. El año pasado las ventas de medicamentos experimentaron una caída del 5,1% frente a los registros del año anterior. Esa disminución se intensificó en los últimos meses del año pasado y continuó en enero.

Los datos, recabados por la consultora de salud IQVIA y difundidos recientemente por la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), son contundentes y están basados en recetas no presentadas.

Los datos también se visualizan a través del expendio de unas 740,3 millones de unidades de medicamentos (esto se refiere a envases, cajas, frascos u otras presentaciones) en el 2017 mientras que el año pasado ese número decreció a 702,4 millones.

La situación genera gran preocupación entre los especialistas porque sugieren que muchas personas, en medio de dificultades económicas, se vieron obligadas a interrumpir o bien a cumplir parcialmente con los tratamientos indicados por sus médicos, especialmente jubilados a quienes sus magros ingresos los obligan a restringir medicinas para poder volcarlo a la canasta básica de alimentos y servicios.

Esto significa que, en todo el país, las farmacias disminuyeron sus ventas en 37,9 millones de unidades a lo largo del año. Un promedio de 103.744 unidades menos por día o 4.323 menos por hora.

La baja fue creciendo desde mayo y encontró su peor registro en diciembre del año pasado, por ejemplo, la caída fue del 13% interanual en remedios de venta libre y del 7,1% en los de venta bajo receta. En noviembre, en tanto, los derrumbes habían sido del 16,1% para las drogas que no requieren prescripción médica y del 7,5% para las otras. En enero de 2019, en tanto, la retracción fue algo menor, pero también relevante: 5% en recetados y 8,7% en venta libre.

Carlos Villagra, Secretario general de la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de Argentina (AFMSRA), reporta que existen en el país 4 millones de diabéticos y 6 millones de consumidores de ansiolíticos, pastillas para dormir o para el estrés. «El medicamento es, como la comida, un bien fundamental, sobre todo para los pacientes crónicos”.

Para él, las restricciones del sistema de salud constituyen unas de las causas del fenómeno: «PAMI, al igual que muchas prepagas, pusieron límites en su sistema de entrega de medicamentos». Villagra afirma que los más perjudicados son aquellos que no tienen obra social, como trabajadores y jubilados sin aportes, personas que reciben prestaciones sociales o indigentes”.

 

 

El informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) explica las razones de esta desesperante situación. En el último año, el costo promedio de los 50 medicamentos principales para adultos mayores aumentaron un 53,24%. Y entre 2015 y 2018, el precio global de los fármacos  escaló en promedio, alrededor de un 235% , y en algunos casos hasta un 524%.