El gobierno propone que las paritarias igualen la inflación para reactivar el consumo

                RedacciónEDA

A diferencia de lo que ha venido sucediendo desde el 2015, hoy el Gobierno intenta renegociar las paritarias en términos igualitarios a la inflación como  manera de inyectar mayor flujo de dinero y así “engrosar” el alicaído consumo interno.

Las elecciones de octubre, parecen haber cambiado los parámetros, y el freno al consumo, que en su momento intentó Macri al llegar al Gobierno para desacelerar precios, hoy necesita ser revisado.

De todos modos, las negociaciones, sector por sector, con las que intenta avanzar el oficialismo, tendrán una cláusula de revisión pero no será gatillo, que es lo que le reclaman los gremios. Es decir, lo que impulsa el Ejecutivo es renegociar la paritaria si el porcentaje que se cerró llegase a la línea de la inflación.

El esquema responde al planteo gremial más ambicioso, cuya pretensión es negociar en períodos más cortos. Son varios los sindicatos que promueven una negociación mensual o trimestral, pero en la Casa Rosada se niegan y pretenden estirarlo por lo menos a un acuerdo semestral.

Pese a este intento,  ya se suma un antecedente a favor del sindicalismo: la UOCRA ya acordó con la Cámara Argentina de la Construcción un 10% de aumento para compensar lo perdido el año anterior y a partir de abril de este año hasta el 2020 los salarios de los trabajadores de la Construcción llevarán una paritaria trimestral con ajustes por inflación.

Otro caso similar es el que acordó María Eugenia Vidal con los docentes de la provincia: cerró un 15,6% de resarcimiento por 2018 y para 2019 un incremento en sintonía con la inflación.

En medio de estas tratativas, el acuerdo con los empleados estatales, también es clave en momentos de antagonismos entre este intento del Gobierno de dar un aumento que empareje a la inflación y las demandas del Fondo Monetario Internacional que, insiste en el “ajuste” del gasto del Estado Argentino para sanear el déficit.

Y por último, es necesario establecer acuerdos con empresarios que atraviesan en muchos casos, particularmente en PYMES, una asfixiada situación económica por aumento de costos, tarifas y caída de las ventas, que anticipan que no podrán afrontar “dichos aumentos”.

En ese complejo escenario, la CGT se reúne en Consejo Directivo este martes, con un posible paro en agenda hacia fines de este mes, porque los datos cotidianos de inflación, pobreza y desempleo hablan de una gravedad extrema, de un tejido social muy dañado, donde alrededor de mil familias diarias se quedan sin trabajo en la Argentina.