Continúa el conflicto en la aceitera COFCO por el cierre y despido de 195 trabajadores

                RedacciónEDA

Hoy vence la Conciliación Obligatoria extendida y un centenar de empleados de la firma mantienen el acampe en la puerta de la planta que la multinacional agroindustrial COFCO cerró en la localidad bonaerense de Valentín Alsina, donde hubo 195 despidos.

Este lunes se cumplieron 53 días desde que iniciaron la protesta en las afueras de la planta Carlos Pellegrini 4370, desde que la empresa (ex Nidera) comunicó que iba a cesar las actividades de la planta de producción de aceites refinados.

Explican desde la empresa que a fines de diciembre se decidió abrir un plan de retiro voluntario que consiste en el pago de una gratificación por egreso equivalente a la indemnización por antigüedad más un 50%. A la fecha adhirieron 95 trabajadores, por lo que todavía quedan otros 100 empleados sin acuerdo que piden la reapertura de la planta.

Pese a las audiencias y el dictado de la conciliación obligatoria, la aceitera mantiene sus puertas cerradas en la localidad bonaerense de Valentín Alsina, donde se efectuaron los despidos.

El pasado 23 de enero se llevó a cabo una reunión en el Ministerio de Trabajo bonaerense entre los directivos de Cofco International Argentina y los trabajadores agremiados en el sindicato de Aceiteros, donde no hubo acuerdo y se dictó una conciliación obligatoria por quince días. En esa reunión la empresa ratificó su decisión de “cerrar en forma definitiva” la planta, y expresó que “bajo ninguna circunstancia esta medida puede modificarse, lo que generó más tensión.

Lo que ocurre es que Cofco apuntará en otras direcciones las inversiones y ya no se dedicará a la elaboración de aceites finos, sino a la producción de semillas, su procesamiento y la comercialización de cereales y otros productos derivados de la molienda de soja y girasol para exportar.

La semana pasada hubo una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo bonaerense y la empresa volvió a ratificar su decisión, por lo que ante una nueva falta de acuerdo la conciliación obligatoria fue extendida por cinco días, hasta este martes 26.

Si bien por ahora siguen cobrando sus salarios, la exigencia de los trabajadores es que la planta vuelva a producir tal como lo hacía hasta fines del año pasado.

A partir de mañana, ya sin conciliación por parte del Estado, es incierto qué dimensión puede tomar el conflicto.