Benítez del gremio Textil: “Hoy la mercadería está stockeada y no tiene salida”

                Edgardo R. Chini
Nota publicada en Informe Político

El Secretario general de la Asociación Obrera Textil de la República Argentina (AOTRA), Hugo Benítez, en diálogo con Edgardo Chini, columnista de Informe Político, describe la situación crítica por la que atraviesa el sector en nuestro país y las acciones que se están llevando adelante desde la entidad para encontrar  un acuerdo con el gobierno de modo de destrabar  las variables que han llevado a la industria textil a un callejón sin salida, entre ellas, la retracción del consumo y el control de importaciones.

Sabemos que hay gran preocupación en el sector porque el gobierno parece haber apostado al modelo  agroexportador de bienes primarios y en medio de estas políticas parece que se castiga al mercado local y/o a la industria nacional…  generando pérdida de puestos de trabajo y empobreciendo al sector…

Estamos con la lógica preocupación del momento por la grave situación de la industria textil y desde el sindicato se está haciendo un gran esfuerzo para  poder destrabar ésta situación. Estamos abocados a convocar a todos los sectores de la cadena textil : empresarios y dirigentes de otros gremios,  vestido, indumentaria. También  estamos coordinando con las dos cámaras más importantes que tiene la industria textil:  la Fundación ProTeJer y la Fundación de Industrias Textiles Argentinas, a quienes les hemos manifestados las necesidades y  a quienes les hemos puesto a disposición nuestros equipos técnicos  para hacer un trabajo ordenado y en conjunto donde nos aboquemos en forma urgente a buscar las  soluciones esenciales para enfrentar la crisis y poder sentarnos con el gobierno  a discutir la problemática y buscar la solución futura que necesita la industria textil en la Argentina.

El peligro a veces es que algunas autoridades puedan llegar a pensar que la actividad textil no sea viable en el país …o por lo menos dan señales de eso…

Yo lo que creo, a través de todas las discusiones que hemos tenido con el ministro de Producción y su gente o con el ministro de Trabajo donde nosotros hemos demostrado y planteado que las nuestras son empresas con tecnología adecuada, son empresas competitivas y de calidad; esto ya ha sido manifestado a las autoridades para que conozcan la realidad de la industria textil y lo puedan comprobar.

Uno siente que lo que es la cadena textil que engloba casi medio millón de trabajadores  además de estar sufriendo todos estos avatares  tiene otro gran problema que es un gran porcentaje de trabajadores en la informalidad…

Hay 150.000 trabajadores en la informalidad, y hay que sumarle toda la cadena, lo que multiplica ese número, con lo cual hablamos de cifras muy importantes de trabajadores en la informalidad…y por eso entendemos que es necesaria una recomposición. Hemos pasado tantas crisis y la industria textil sigue en pie gracias al esfuerzo de los trabajadores. Y si la industria textil no sufre más todavía esta crisis es porque después de la experiencia de los 90 las empresas textiles se abocaron a incorporar tecnología de punta y hoy se puede enfrentar este chubasco en parte gracias a eso.

En ese sentido tampoco se puede dejar de reconocer la ayuda que implementó el gobierno a través de a través de distintos programas que nos permitieron  salir de esa coyuntura.

Hoy tenemos más de 8.000 trabajadores suspendidos, y en un año y medio unos 1.600 despidos pero felizmente el gobierno implementó el Ahora 3 y Ahora 6, y el programa de Reconversión Productiva, el Repro Express que alcanza a unos 10.000 trabajadores que están subsidiados con ese plan.

Pero ese plan tiene un vencimiento…¿Verdad?

Sí, justamente, es por 3 y 6 meses;  eso es sólo un paliativo. De ahí la búsqueda de soluciones definitivas con empresarios y gobierno, y por eso nuestra insistencia… además  no sólo nos quedamos en la crítica, sino que  nos pusimos y nos ponemos a disposición para trabajar y tener un proyecto en base a la experiencia del presente y del futuro en el que se defina qué queremos para la industria textil argentina.

¿El sector de indumentaria debería consumir la producción propia de la industria textil para que esto haga girar la cadena y eso permita pensar en una posibilidad exportadora también?

Sí,  por supuesto. Esto ya lo hemos hablado con las autoridades y ellos tienen claro que la industria es competitiva pero hay que trabajar en otro de los puntos centrales de esta crisis: la retracción del consumo. Eso  es lo que nos ha llevado hasta acá y ha agravado la situación. Hoy la mercadería está stockeada y no tiene salida. Mientras los programas  de subsidios se llevan a cabo hay que reactivar el consumo para poder hablar de otra cosa. Se deben implementar políticas económicas de reactivación inmediata  para que no sigamos asfixiados ni necesitemos subsidios, sino que podamos ser una industria autosustentable. De lo contrario,  a futuro,  nuestra situación es terminal.

En lo que hace a las importaciones de los productos terminados también hay una gran pelea…

Eso es otro de los temas que más afecta. Lo que más ha entrado durante enero y febrero de este año son prendas terminadas y si ingresan prendas terminadas se para toda la cadena y la gente se queda sin trabajo. Esto es lo que tenemos que entender y tener en claro. Por eso mientras contamos con estas soluciones momentáneas  que aporta el gobierno, hacen falta soluciones de fondo.