Verónica también pidió Procedimiento Preventivo de Crisis

                RedacciónEDA

Como en los casos recientes de Fate o de Coca Cola, la empresa láctea santafecina Verónica presentó un pedido de Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC). La compañía fundada en 1923, que emplea a 600 personas en sus tres plantas, actualmente se encuentran trabajando al 40% por la severa caída de ventas de los últimos tiempos.

En las tres fábricas de Verónica (que habrían sido puestas en venta), en las localidades santafesinas de Lehmann, Totoras y Suardi, se producen leches larga vida, chocolatadas, leche en polvo, dulce de leche, manteca, crema de leche y quesos untables. La empresa también tiene una línea propia de quesos duros, otra de lácteos descremados y una importante producción de lácteos para consumo industrial. La fábrica que produce leche en polvo hoy funciona apenas una vez cada quince días.

Desde la firma explicaron que el PPC busca defender los puestos de trabajo y eventualmente lograr a un acuerdo con el gremio. En los últimos meses los trabajadores de la empresa vienen cobrando sus sueldos en cuotas. Según trascendió, la planta donde hay más peligros de reducción de personal es la de la localidad de Suardi, donde hace algunos años se realizó una inversión millonaria para modernizar las instalaciones.

La empresa tampoco estaría efectivizando los pagos de contribuciones patronales y aportes a la seguridad social desde febrero del año pasado y en la actualidad, según registro del Banco Central, posee una deuda de $1.110 millones con distintas entidades locales, todas aún sin demoras en los pagos. Este escenario es común a todas las empresas lácteas del país, que en los últimos años vieron situaciones de crisis graves en el caso de SanCor, La Suipachense o Ilolay.