Media sanción a lo que los sectores del trabajo consideran el “Presupuesto del ajuste”

                RedacciónEDA

Los diputados del oficialismo lograron finalmente, después de 17 horas de debate, imponer el proyecto de Presupuesto 2019 pese a la multitudinaria manifestación que se expresaba rodeando el Congreso en contra del recorte de partidas y gastos destinados a salud, educación y justicia, mientras se generaban enfrentamientos con la policía que “reprimió” con fuerza a los manifestantes.

A pesar del clima hostil que se vivía en el exterior y que llegó también al recinto e hizo tambalear la sesión, el oficialismo obtuvo 138 votos a favor mientras que el rechazo sumó 103 voluntades y 8 abstenciones. Fue un debate que incluyó durísimos enfrentamientos y desde los gremios y los sectores opositores se denunciaron “serios abusos” de parte de las fuerzas de seguridad que actuaron con camiones hidrantes, balas de goma, palos y gases lacrimógenos y concluyeron con 26 detenciones.

Esta necesidad del gobierno de aprobar el presupuesto en forma express, tornó más tensa la situación,  en momentos en que  los sectores más vulnerables acampaban para denunciar un presupuesto de “hambre y miseria” que contempla el 50 por ciento de sus recursos para pago de deuda y un “ajuste” feroz en las áreas más sensibles.

Una vez que se aprobó en general, el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, hizo aprobar en una sola votación todo el articulado a pesar del airado reclamo de la oposición. Ahora el gobierno “respira” dado que para “concretar” el acuerdo con el FMI esta media sanción era fundamental antes del viernes.

Ahora será el turno del Senado. El oficialismo confía en poder sancionar la estratégica norma fruto de la muy buena relación que mantienen con el bloque que conduce Miguel Angel Pichetto.