La posible quiebra de OCA tiene en vilo a sus 6.500 empleados

                RedacciónEDA

A 24 horas de finalizar el plazo para lograr un acuerdo con sus acreedores para renegociar una deuda de $4.500 millones, el destino del correo privado OCA -y sus 6.500 empleados- sigue siendo una gran incógnita.

Este jueves 21 es urgente contar con el visto bueno de los tres grandes acreedores en el marco del concurso preventivo en que se encuentra la compañía o de lo contrario podría ir a la quiebra.

Según directivos de la empresa “Con el gremio de camioneros y con el otro acreedor internacional ya alcanzaron un acuerdo, sólo faltaría el de la AFIP”, con el que nada menos tiene contraída el 80% de la deuda.

En este escenario es la agenda de recaudación quien tiene en sus manos el futuro de la empresa, en el cual la quiebra aparece como una amenaza muy concreta desde hace meses pero ahora a sólo un día de hacerse efectiva.

De no otorgar algún régimen especial que permita regularizar su situación impositiva en un plan de facilidades “más flexible” -de 96 cuotas para pago de deuda y 48 cuotas para aportes de la seguridad social- todos los empleados del tradicional correo privado podría quedar en la calle.

Además, si esto se aprobara, según señalan las autoridades de la empresa, se destrabaría un embargo sobre $1.000 millones que los accionistas de OCA pretenden destinar a un plan de puesta en valor de la compañía, que permitiría el ingreso de nuevos inversores y la preservación de las fuentes de trabajo.

Pero de momento, el titular de la AFIP, Leandro Cuccioli se niega a otorgar esa facilidad y exige que toda la deuda se pague en sólo 12 cuotas a lo que OCA presentó un recurso de amparo ante el juzgado de Lomas de Zamora donde se tramita el concurso donde pidió que se mantenga el statu quo hasta tanto la AFIP se expida definitivamente y justifique su decisión.