La multisectorial de los Moyano convoca marcha y amenaza con paro si Macri veta ley de tarifas

                RedacciónEDA

Foto: notinac

La convocatoria ya  está establecida para el “9M” a las  18 horas, en el Congreso donde esperan la adhesión de las dos CTA, la Corriente Federal de Sergio Palazzo, los movimientos sociales como Barrios de Pie, CTEP, CCC y las  agrupaciones políticas kirchneristas y de izquierda.

Al momento los simpatizantes de cambiemos aceleran la invitación por las redes para alcanzar una numerosa convocatoria. Al parecer serán decenas de organizaciones gremiales, sociales y políticas que bajo la bandera de Frente Nacional multisectorial “21F” que lideran los Moyano  desde que decidieron la vuelta a la CGT, se movilizarán frente al Congreso para reclamar el congelamiento de tarifas a  noviembre del año pasado.

Este paso será previo al Paro Nacional que están anticipando si Macri firma el decreto vetando la ley. “El que se fue de la CGT –dijeron- fue Pablo Moyano, no camioneros”, con lo cual la vuelta fue más rápido que ligero y ahora en tiempos convulsionados la multisectorial “21F” se reproduce en muchas ciudades del interior del país, de modo qu recuperan fuerzas y amenazan con “ir por todo”.

Más allá de las diferencias internas y las divisiones de la CGT está claro que mientras Macri haga las cosas “mal” será más fácil unirse. El contexto ha cambiado y se ha agudizado la crisis económica, social y política estas últimas semanas. De hecho –voceros de la entidad confirman- que desde la sede de  Azopardo fueron los sectores sindicales más  dialoguistas con el gobierno los que llamaron a los “exiliados” para que vuelvan.

El trabajo fino que hay por hacer es mucho y uno de los puntos más importantes es arrimar  la CTA de Hugo Yasky y a la CTA Autónoma de Pablo Micheli, “los demás se irán arrimando solos cuando vean semejante consolidación” – sueñan algunos-.

En el medio de todo esto el, 22 de agosto hay elecciones y se prevé una única cabeza al frente de la central obrera. En sus filas también pretenden estar los “Cayetanos”, el grupo de movimientos sociales como la CTEP, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa para comenzar a tener derechos legítimos y no tener que tomar las calles cada vez que necesitan visibilizar algún reclamo.

Tal vez no sea tan sencillo incorporar a los cooperativistas pero tampoco imposible. Con una reforma del estatuto, y una cuota de buena voluntad, los representantes de los más desprotegidos podrán encontrar el lugar que tanto desean dentro de la CGT.