La CGT planteó un duro panorama de la Argentina en la OIT

                RedacciónEDA

Son varios los frentes abiertos que tiene el gobierno y tiene que ir cerrando algunos. Es el objetivo del Ministro Jorge Triaca que llega a Ginebra donde se desarrolla la cumbre número 107 de la OIT, en la que Gerardo Martínez, titular de la UOCRA, y delegado titular de los trabajadores de Argentina, ya anticipó medidas que el ministro Triaca intentará frenar.

“El incremento de la informalidad, la precarización y la falta de trabajo decente es una alarma que no podemos dejar pasar” dijo Martínez en su discurso, donde habló también de desigualdad, de injusticia y de los males que apareja la “globalidad”. Habló también de incertidumbre, pero cuando se refirió a nuestro país señaló específicamente que se viven momentos de “angustia y tristeza”, habló también de una crisis macroeconómica y “rechazó” la vuelta al Fondo Monetario.

También señaló que no son los trabajadores quienes deben pagar el ajuste por políticas económicas desacertadas del gobierno, y aunque invitó al diálogo social como salida a esta crisis, ese diálogo se anticipa difícil pues la postura cegetista se ha endurecido y distintos sectores presionan para poner ya fecha a un paro general.

Y agregó, dando casi como un hecho que se activará la huelga: «Los mercados reaccionan, el campo reacciona y los trabajadores también reaccionaremos defendiendo el desarrollo productivo, la industria nacional y la cultura del trabajo».

Mientras tanto en Buenos Aires, se ve la otra cara de la moneda y  la cúpula de la CGT se reúne contra reloj con distintos grupos. Ahora fue con pymes afectadas por los aumentos de las tarifas y la inflación.

El encuentro se dio en la sede de Azopardo y estuvo encabezado por Héctor Daer, uno de los tres integrantes de la cúpula de mando. Fue parte de la agenda de reuniones que anunció sectoriales que anunció la CGT antes de tomar una decisión.

Recordemos que ya lo hizo con la Iglesia, con empresarios , con el senador Pichetto, en la búsqueda de consensos y de cara al tratamiento de la “reforma laboral” en el Congreso.

Mientras tanto, dos de las tres vertientes de la CTA después de un plenario conjunto (y temiendo que la CGT dilate la definición) anticiparon que habrá un paro de su sector antes del 15 de este mes, lo que genera más presión.