El préstamo del FMI será por u$s 50.000 millones e impone un fuerte recorte fiscal

                RedacciónEDA
El anuncio tan esperado llegó. La Argentina y el FMI acordaron un programa Stand-by con una duración de 36 meses por una suma de U$S 50.000 millones, que prevé metas inflacionarias y fiscales.
En conferencia de prensa el ministro Nicolás Dujovne y el presidente del Banco Central anunciaron los detalles del crédito y las condiciones. “El plan económico del gobierno gira en torno a un reequilibramiento de la posición fiscal y el Fondo Monetario avala plenamente esa prioridad”.

Si hay un plan para acelerar el ritmo de reducción del déficit del gobierno federal, restableciendo el balance primario para 2020.

En el comunicado que emitió el FMI, la directora gerente, Christine Lagarde expresó, “felicito a las autoridades argentinas por haber llegado a este acuerdo”. “Como lo hemos destacado anteriormente, se trata de un plan concebido e instrumentado por el gobierno argentino y que pretende fortalecer la economía en beneficio de todos los argentinos”, remarcó la funcionaria.

Como condición para el desembolso se acordaron nuevas metas inflacionarias y de resultado fiscal. En cuanto a las previsiones inflacionarias, el acuerdo con el Fondo prevé para 2019 una suba del 17%; para 2020, 13% y para 2021 del 9%. Para el 2018 no hay previsión inflacionaria “dado el desvío del primer semestre” reconoció Sturzenegger.

En lo que hace a resultado fiscal, se pactaron las siguientes: 2,7% del PBI en 2018 (contra 3,2% de las metas previas); 1,3% en 2019 (contra 2,2% anterior); equilibrio primario en 2020 (contra 1,2% previo) y superávit de 0,5% en 2021 (contra 0 de antes).

Además, el Tesoro se compromete a emitir un programa de cancelación anticipada de Letras Intransferibles para que el Banco Central reduzca el stock de Lebac.

En cuanto al precio del dólar, señalaron que será un tipo de cambio flotante sin intervención del BCRA, salvo situaciones excepcionales.

Otro punto importante fue la presentación de un proyecto de Carta Orgánica que de total autonomía al Banco Central que desde este momento dejará de financiar al Tesoro nacional.

El acuerdo a nivel del personal técnico está sujeto a la aprobación del Directorio Ejecutivo del FMI, que examinará el plan económico de Argentina en los próximos días. La fecha estimada para esa reunión es el 20 de junio, misma fecha en que “se podrá empezar a disponer del 30% de los fondos”, según confirmó Dujovne.

El resto del dinero estará disponible sin fechas fijas y la distribución de los fondos tampoco está establecida al momento.

Desde el Fondo señalaron que “Avalamos la decisión del Banco Central de adoptar metas de inflación realistas y significativas, así como su compromiso por mantener un tipo de cambio flexible y determinado por el mercado”, finaliza el comunicado.