El gobierno volvió a la carga con tres proyectos de reforma laboral que ya generan rechazo

                RedacciónEDA

Los  proyectos  que ya habían generado una fuerte polémica a fines del año pasado vuelven al ruedo. Ahora son tres los proyectos ley enviados al Senado y apuntan en resumen: al blanqueo laboral, a la creación de una agencia de evaluación de la salud y a la formación de un sistema de prácticas formativas, llamadas habitualmente pasantías.

En lo que el gobierno dice llamar blanqueo, se ha generado otra vez una fuerte controversia ya que para los representantes de los trabajadores esto es sólo un paso más en la flexibilización laboral pues el proyecto incluye  una modificación en el cálculo de las indemnizaciones en las que ya no se incluirían premios, bonos, aguinaldos y otras sumas como se incluyen actualmente.

Esto viene de la mano de la creación de un fondo de Cese Laboral, constituido a través de un Convenio Colectivo que consiste básicamente en ir pagando en cuotas mensuales una indemnización a futuro. Con lo cual ese monto es destinado al trabajador que en cualquier momento, según decida el empleador, puede considerarse despedido.

Este es el punto más polémico, que fue rechazado en el día de ayer por la CGT donde señalan que “el proyecto intenta hacer desaparecer las indemnizaciones como si ese fuera el problema, cuando el problema real para levantar las persianas de una fábrica o un comercio son las tarifas”.

En esto habría un amplio consenso por parte de la oposición, sobre todo del PJ  seguramente se encolumne detrás de la posición de la Central Obrera. En cuanto a los otros dos proyectos hay sólo objeciones pero en este caso el rechazo parece ser de plano pues los sectores sindicales no estarían dispuestos “a un nuevo ajuste”.