Daer le dijo al FMI “que esto no va más” pero descartó un paro a corto plazo

                RedacciónEDA

Después de reunirse con la misión del Fondo Monetario Internacional (FMI), el co-secretario General de la Confederación General del Trabajo (CGT) Héctor Daer relató que desde la central obrera advirtieron sobre la “crisis social” que el plan económico viene generando en el país y aseguró que le plantearon a los representantes del organismo internacional que “esto no va más”. Pese a los cuestionamientos, descartó una posible convocatoria al paro general en lo inmediato.

El líder cegetista sostuvo en declaraciones radiales que se le planteó a los representantes del FMI que con “esta política de ajuste, que tiene como único objetivo el déficit cero, se agudizaron los problemas” y aseguró que denunciaron que en el país hay “más pobres, más desempleados, y la tan enarbolada apertura económica genera cada vez más incertidumbre en sectores productivos”. Asimismo, desde su cuenta de Twitter, confirmó que se le planteó “la preocupación de rediscutir los plazos del refinanciamiento de la deuda porque es impagable”. “Nosotros no vamos a sentarnos con el Fondo porque pueden ser más o menos simpáticos, sino a decirles: esto no va más”, insistió.

Respecto de la posibilidad de que la CGT convoque a un nuevo paro general, Daer sostuvo que esa medida “va a venir en algún momento”, pero aclaró que “no es un fin en sí mismo”, porque con esa medida “nadie va a trabajar y al día siguiente nadie va a debatir sobre las cuestiones que nos llevaron a ese lugar”. “Es absurdo”, remarcó.

Luego, desde redes sociales, fundamentó la decisión de no convocar ahora a un paro explicando que “hoy un paro beneficia a los empresarios porque es parar una producción que está funcionando al 56% de la capacidad instalada”, en referencia a la dramática situación que atraviesa la industria nacional, con casi la mitad de las máquinas paradas y con empresarios que buscan reducir las jornadas laborales o suspender personal precisamente porque existen problemas de sobrestock o de productos acumulados que no encuentran colocación en el mercado interno por la reducción del consumo y la pérdida de poder adquisitivo de los salarios.