Cayó 40% la venta de autos y la industria pide auxilio

                RedacciónEDA
WOLFSBURG, GERMANY - NOVEMBER 14: New VW cars wait to get loaded onto trucks at the Volkswagen car factory on November 14, 2008 in Wolfsburg, Germany. Many European carmakers are tightening their belts as consumers pull back from new car purchases in the face of the global financial crisis. The Organization for Economic Cooperation and Development, or OECD, reported that Germany has officially slid into recession after two consecutive quarters of negative growth. (Photo by Sean Gallup/Getty Images)

A principios de año la industria automotriz esperaba tener un año récord de ventas, pero las sucesivas crisis cambiarias, la inflación y la profunda recesión económica trastocaron todos los planes y ahora se encuentra en una crisis profunda, con un importante stock de autos que no encuentran mercado (en las concesionarias se acumulan vehículos que podrían cubrir las ventas de dos meses).

Este miércoles la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa), el organismo que nuclea a los 12 fabricantes de automóviles del país, dio a conocer un balance del sector que confirma un derrumbe del 40% en las ventas en comparación con el año anterior, un contraste que se vuelve más marcado cuando se toma en cuenta que los primeros cinco meses del año fueron los mejores de la historia para el sector.

Hernán Vázquez, el titular de la cámara sectorial y representante de Renault, confirmó que apenas se logró vender 46.000 vehículos livianos en octubre. Acompañado por Luis Fernando Peláez Gamboa (Renault) y César Luis Ramírez Rojas (Scania), informaron que también los planes de ahorro se desplomaron un 50%. “Las cuotas de los planes subieron y los sueldos aún nos e acomodaron”, manifestó Vázquez.

Si a principios de año el objetivo era vender un millón de unidades, el recálculo actual apunta a unas 760.000, un número que no es tan malo gracias al importante volumen colocado a principios de año. Todas las automotrices han aplicado planes de austeridad, frenaron su producción y en muchos casos comenzaron a implementar suspensiones o despidos. Según Adefa, el sector no espera una mejoría notoria para el próximo año, cuando apuestan a vender apenas unas 620.000 unidades. Con esos datos las 12 fábricas fueron a verlos sucesivamente al presidente Macri y a los ministros Sica y Dujovne.

Representantes de Adefa le plantearon al presidente Mauricio Macri y a los ministros Dante Sica (Producción) y Nicolás Dujovne (Economía) la delicada situación del sector y plantearon la necesidad de implementar cambios impositivos, ya que con las recientes modificaciones (reducción de reintegros de 6,5% a 2% para la exportación y la aplicación de retenciones de 3,36 oesis por dólar exportado) las automotrices perderán 500 millones de dólares entre 2019 y 2020.

Según comentó Vázquez, desde el Ejecutivo se estaría analizando la posibilidad de emitir un bono a pagar en 2021 como compensación, así como la eliminación de los actuales aranceles de importación (hoy en 14%) para los insumos de la industria que no se fabriquen en el país.