Antes de ir al Fondo, Dujovne confirmó la intención de lograr «déficit cero» en 2019

                RedacciónEDA

Con una conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda, el ministro de Hacienda y Finanzas Nicolás Dujovne detalló los planes oficiales para lidiar con la profunda crisis económica que atraviesa el país. El funcionario reconoció que la situación es difícil y a que a mucha gente “le cuesta llegar a fin de mes”, pero aseguró que desde el Gobierno son “plenamente conscientes de esta situación” y prometió: “Pero tenemos que superarla y lo vamos a hacer”. Esta tarde vuela a Washington para tratar de negociar un adelanto de desembolsos con el Fondo Monetario Internacional.

Dujovne aseguró que el principal responsable de fondo de la crisis es el “déficit fiscal crónico” que se arrastra desde hace 70 años, que nos lleva a situaciones de endeudamiento, pobreza y crisis, “de las cuales tenemos que salir definitivamente”. En ese sentido, el único camino para derrotar a la pobreza “es sanear nuestras cuentas públicas”, insistió.

Como autocrítica, el ministro de Hacienda admitió haber “dejado en descubierto el flanco fiscal, tal vez en demasía” por la intención de aplicar un ajuste gradual y cuidar las necesidades de los más vulnerables, decisión que generó un impacto mayor en la Argentina que en otros países que ya sanearon sus cuentas fiscales.
Pero ante una situación en la que se combinaron el recrudecimiento de la volatilidad internacional y la “incertidumbre provocada por los cuadernos de la corrupción kirchnerista que han generado un nuevo quiebre en el financiamiento hacia nuestro país”, se decidió “converger al equilibrio fiscal primario en el año 2019”, que en año subsiguientes irá incluyendo también el pago de los intereses de deuda para lograr un equilibrio financiero total.

Para lograr este “déficit cero” adelantado Dujovne anticipó un plan de ahorro por USD 6.000 millones para 2019. En este sentido se anunciaron importantes recortes en distintas partidas del presupuesto, entre ellas Gastos de Capital (-0,7%), subsidios económicos (-0,5%), gastos operativos (-0,2%), gastos corrientes (-0,2%). “Continuamos con la política de reducción de gastos inédita para la historia de la Argentina, en la cual desde 2015 hasta 2019 habremos bajado el gasto primario de la administración nacional desde 24 puntos del PBI hasta 20 puntos del PBI”, detalló. Y añadió: “Si sumásemos la contribución a la reducción de las provincias, la baja del gasto la baja supera los 6 puntos porcentuales”.

Además de los recortes, las principales medidas para alcanzar el equilibrio fiscal anunciadas pasaron por una modificación de los derechos de exportación (se retendrán 4 pesos por dólar exportado para exportaciones primarias y servicios y $3 para el resto de las exportaciones, se reduce al 18% la alícuota para porotos, harinas y aceite de soja). Estas medidas estarán en vigencia hasta diciembre de 2020 e implicarán para este año unos 68 mil millones de pesos de recaudación adicional y para el próximo año unos 280 mil millones.

El ministro también aseguró que están avanzadas las conversaciones con el FMI para lograr un adelanto de los desembolsos: “Con el FMI hemos estado hablando la semana pasada y llegamos a un entendimiento sobre la necesidad de acelerar desembolsos que estaban programados para 2020 y 2021 a una fecha más próxima, para despejar dudas sobre el financiamiento de la Argentina en 2019”. “Esto nos va a proteger de una manera muy fuerte y estaremos tomando los recaudos si nuevos eventos internacionales se abaten y complican la situación”, insistió. El ministro viajará esta misma tarde a Estados Unidos para reunirse con funcionarios del FMI.

En cuanto al dólar, confirmó la estrategia de flotación de la divisa y opinó que en la actualidad está a un precio elevado, que «exagera los fundamentos de la economía argentina». El titular de Hacienda también reconoció que este año la recesión económica podría ser mayor al 1% estimado: «Vamos a estar revisando las cifras en los próximos días, asumiendo que la recesión de este año va a ser más pronunciada que la que preveíamos».

Por último, aunque el detalle de la reorganización ministerial de Presidencia de la Nación lo confirma al frente de la cartera económica, ante una consulta periodística sobre su posible renuncia, manifestó: “Los ministros estamos siempre a disposición de los presidentes y tanto yo como mi equipo estamos para dejar todo en la cancha en los momentos difíciles para trabajar por los argentinos. No se nos pasa por la cabeza abandonar de ninguna manera al Presidente, queremos seguir colaborando con él. Pero reitero: siempre estamos a disposición de su decisión para cuando él considere que deba tomar una determinación”.