Una nueva batería de medidas fiscales intentan descomprimir a los sectores textil y del calzado

Foto: Ministerio de Producción

                RedacciónEDA

Con una fuerte recesión como contexto, los sectores del calzado y los textiles surfean la estrepitosa caída del consumo y las altas tasas de interés que han puesto su actividad contra las cuerdas, motivo por el cual, en un encuentro en la casa de Gobierno se dispusieron distintas medidas de reactivación.

Ante la gravedad de la situación, y el último dato del INDEC que oficializó un derrumbe del 24,5% en el sector textil, desde el gobierno se hicieron anuncios tendientes a bajar la presión fiscal sobre la producción en estos rubros que incluyen también marroquinería, y confección, entre otras.

Este paquete de medidas anunciadas por el presidente Macri y su ministro de Producción, Dante Sica incluyen: aumento del Mínimo No Imponible en los aportes patronales del sector.  Mediante un decreto se adelantará (para los salarios de este mes y hasta los salarios de diciembre del 2019) el descuento de $12.000 de la base imponible del cálculo de alícuotas de aportes que estaba en $2400.

En ese sentido, uno de los puntos que más agradecieron los empresarios fue, que a partir del próximo año ese Mínimo No Imponible se ajustará por inflación de acuerdo a lo que establece la ley. Medida que según el mismo Sica “beneficia de forma directa a 126.000 trabajadores formales de 8.000 empresas”.

Otra de las acciones dispuestas desde el gobierno será la organización de una “feria de la moda” que se llevará a cabo del 6 al 9 de diciembre donde se presentarán generosos beneficios para alentar el consumo como: poder comprar en más de 38.000 comercios, en tres cuotas sin interés y con descuentos de hasta un 35%, lo que podría generar una inyección para el sector de unos $2.500 millones de pesos.

Esta batería de medidas se suman a la línea de descuento de cheques para capital de trabajo por un monto de 22.000 millones de pesos que ya había sido anunciada, donde participan bancos públicos y privados con una tasa final del  38% y un 45% respectivamente, en un plazo de 90 días.

Del encuentro participaron también el presidente de la UIA, Miguel Acevedo, Hugo Benítez, de la AOT, Claudio Drescher, de CIAI, Luis Tendlarz de FITA y Sergio Panossian de SIC, entre otros.