Un amplio sector sindical define un nuevo plan de acción

RedacciónEDA

El Frente Sindical Para el Modelo Nacional, integrado por la Corriente Federal, las dos CTA, SMATA, Camioneros y otros sectores del Movimiento Obrero confluyeron en un nuevo documento donde responsabilizaron al Gobierno por la crisis actual: “deterioro del entramado productivo y social con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo”, y fijaron puntos de emergencia social y laboral.

La postura fijada como demanda sindical incluye solicitud de medidas orientadas a la reactivación de la industria nacional hasta la homologación de los convenios colectivos de trabajo, la actualización del salario mínimo, el aumento de las jubilaciones, la eximición del Impuesto a las Ganancias y el rechazo a reforma laboral y previsional.

El texto también reclama la necesidad de declarar la “emergencia ocupacional” en el Congreso “para proteger –por ley- el trabajo argentino, sin quitar prioridad a la emergencia alimentaria y de salud” fijando posición también en los conflictos de la actividad aérea y vial.

Asimismo este Frente Sindical ampliado coincide en “la necesidad” de construir los mayores niveles de consenso dentro del movimiento obrero para confluir en la unificación de una sola CGT.

Con estos objetivos convocaron para la última semana de Julio, en la sede de SMATA, a una reunión, donde se sumarán representantes de Pymes, de pequeños productores, de comerciantes, de la Iglesia, de ciencia y tecnología y  de universidades para también “debatir y elaborar un pronunciamiento en común sobre las consecuencias de la firma del Tratado Mercosur-UE y la firma de un tratado de Libre Comercio con los EEUU”.