Tucumán: Duro paro de transportistas en plena temporada del limón

                RedacciónEDA

La Asociación de Transportistas de Cargas de Tucumán (ATCT) viene sosteniendo un cese de actividades desde el miércoles 3 de abril, planteando la necesidad de un incremento en la tarifa de carga, lo que complica severamente las operaciones en plena temporada de exportación de limones.

Marcelo Mustafá, vocero de los transportistas autoconvocados, confirmó la continuidad del paro: “Seguiremos firmes con la medida de fuerza hasta que tengamos una propuesta por parte de la industria citrícola sobre el reclamo de una mejora de las tarifas, tanto en el flete interno, entre la finca y las plantas de empaque dentro de Tucumán, como en el externo, que es el flete hasta los puertos de Buenos Aires y Rosario”.

El dirigente luego explicó que las tarifas están congeladas desde hace dos años e implican valores que tornan prácticamente inviable la actividad, ya que los costos para el sector se duplicaron en el último año: “En 2018 trabajamos con un litro de gasoil a $24, mientras que hoy el valor está en $53; una cubierta que el año pasado salía $900 ahora vale el doble, y así con todos los demás insumos, que duplicaron los costos de prestación del servicio”. “El año pasado se pagaban $34.000 por un flete desde Tucumán hasta un puerto de Buenos Aires, mientras que ahora el sector industrial pretende pagar por ese mismo viaje apenas $38.000, lo que implica una actualización irrisoria”, concluyó.

Por otro lado, productores, industriales, empacadores y exportadores agrupados en la Asociación de Citricultores del NOA (Acnoa) también denunciaron “amenazas, bloqueo de vías de comunicación y demás coacciones” por parte de los transportistas. Desde la entidad patronal denuncian perjuicios millonarios por el paro y “la pérdida de más de 20.000 jornales diarios en la ocupación de mano de obra directa”.

Martín Carignani, presidente de Acnoa, manifestó: “Pedimos a la Asociación de Transportistas de Cargas de Tucumán que deje trabajar, libremente, a los distintos actores de la cadena productiva, mientras se busca una salida al conflicto planteado”. Luego explicó que el conflicto afecta no sólo a los industriales exportadores “sino que golpea con más fuerza a los obreros, que no pueden cobrar su jornal al no haber actividad en las fábricas”. “Del sector citrícola dependen entre unos 40.000 a 45.000 trabajadores, que es la mano de obra que se contrata para cada temporada. Ahora, es doloroso que un grupo de dirigentes haga este tipo de daño”, insistió.

El dirigente de Acnoa añadió: “Bajo ningún punto de vista, los referentes pueden sentarse a negociar en un clima extorsivo y amenazante. Las empresas del sector, en su mayoría, ya habían negociado con sus respectivos proveedores de transporte las tarifas y las condiciones de 2019, habiendo comenzado ya las operaciones de la presente zafra”. Y concluyó: “Las tarifas deben ser acordadas sin coerción alguna. La libre fijación de las tarifas es un derecho y atienden a la ley de oferta/demanda. La Asociación de Transportistas de Cargas de Tucumán puede establecer tarifas indicativas, pero bajo ningún concepto pueden obligar a las partes a adoptarlas. Las empresas vinculadas con la actividad fueron negociando y mejorando la tarifa. En promedio, los aumentos fueron superiores al 40%, al comparar lo pautado en marzo de 2018 respecto de igual mes de este año”.