Sica impulsa paritarias de 23% para el 2019 igual que la previsión de inflación presupuestada

                RedacciónEDA

Desde el Ministerio de Producción y Trabajo ya se filtró que los salarios en 2019 deberían incrementarse hasta un 23%, una cifra idéntica a la de inflación proyectada que se plasmó en el ejercicio económico del año que viene.

El titular de la cartera, Dante Sica, anticipó en un brindis de fin de año con periodistas,      –que compartió con Nicolás Dujovne (Economía) y Guillermo Dietrich (Transporte)- que “Ya hay sindicatos que comenzaron a negociar una pauta del 23%”, y que sobre esa cifra sería muy positivo cerrar los acuerdos.

Sica señaló que “lo ideal para el futuro es que todos los sectores laborales negocien salarios en el primer semestre, porque eso mejorará las expectativas y desalentará la conflictividad laboral. La denominada “temporada alta” de paritarias va entre marzo y junio.

Por el contrario de lo que vienen denunciando en muchos sectores fabriles, respecto a una incesante sangría laboral que a septiembre ha perdido 107.000 puestos de trabajo en la gestión de Mauricio Macri, Sica aseguró que “no se están registrando despidos masivos”, e indicó que “solo algunas empresas están avisando” a su cartera algunas cesantías muy puntuales.

También indicó que en las grandes empresas “están buscando un piso de la demanda, por lo que han decidido abrir procesos de suspensiones y no de despidos masivos, hasta que la economía repunte”.

En sus declaraciones, Sica desconoció también el 71% de incremento de pedidos de Procedimientos de Crisis que confirmó hace algunas semanas el Ministerio que el mismo conduce y aseguró “que no se han registrado incremento de pedidos de Procedimientos Preventivos de Crisis por parte de empresas más allá de los normales”.

Para el Gobierno, según indicó el funcionario, se mantendrá el esquema de negociación de este año. Se buscará un número, al menos un par de cuotas, y se fijará una fecha para revisar la marcha de la inflación, para ver si se tiene que llevar a cabo un ajuste o una claúsula gatillo en caso de que no pueda realizarse el descenso brusco de inflación necesario para alcanzar ese 23% deseable.