Supermercados «Día» al borde de la quiebra 

                RedacciónEDA

El grupo de supermercados «DIA» atraviesa un momento muy difícil y cerró el primer trimestre del año con pérdidas por U$S 162,3 millones. Sus locales registraron una facturación 45% menor y analizan pedir el concurso de acreedores o iniciar la liquidación si la caída del consumo continúa.

A pesar de ser uno de los supermercados más elegidos, la devaluación del peso ya le genera pérdidas a la empresa de capitales españoles que no puede asumir.

La reconocida empresa Día% -de capitales españoles- advirtió que si la situación en el país continúa de esta forma, podría “verse forzada a presentar concurso de acreedores” y conducir al cierre de algunas sucursales y al despido de trabajadores.

Si bien no son buenos tiempos para la compañía, que registró caídas de ventas en otros países, los peores índices se dieron en Argentina. En España la caída fue del 3,5%; en Portugal, del 3,2%; y en Brasil, 4%. Debido a la crisis, las ventas brutas cayeron un 14% en el primer trimestre. En gran parte, el impulso fue dado por el desplome del 45% registrado en Argentina.

Importante caída de las ventas en supermercados y shoppings

«Si alguno de los elementos requeridos para estabilizar la estructura de capital y liquidez de la compañía en el muy corto plazo no suceden a su debido tiempo, la situación podría deteriorarse rápidamente y la compañía podría verse forzada a presentar concurso de acreedores y/o iniciar el proceso de liquidación», comunicó la empresa a sus accionistas.

El panorama económico, sin embargo, generó una caída exorbitante también en otros supermercados que llegaron incluso al 12”, según informó el INDEC. En ese sentido, la caída de las ventas en la filial argentina es de la mitad: 6,6 %, por lo que se explica que en la crisis, las mayorías eligen refugiarse en los precios de Día.

Pero, el problema reside en que la empresa analiza los ingresos y las pérdidas a partir del precio del euro. Con la constante devaluación del peso en el país, las ganancias son cada vez menores y preocupan a la compañía, que dijo estar en una “situación límite”.