Sindicatos de Sudamerica rechazan el acuerdo Mercosur – Unión Europea

                RedacciónEDA

El acuerdo al que arribó el Mercosur con la Unión Europea, el cual fue celebrado por el Gobierno nacional, fue rechazado totalmente por los principales sindicatos de Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela, quienes temen por el futuro de las industrias de cada país.

Para los gremios, entre los que se destacan la CGT, CTA (por Argentina), CUT (Brasil), PIT-CNT (Uruguay), este pacto implica «la sentencia de muerte de nuestras industrias y de gran parte de nuestro trabajo decente y empleo de calidad». «Alertamos a nuestros pueblos sobre el funesto impacto que este acuerdo tendrá para el sistema productivo de la región en general, y para ciertas ramas de producción estratégicas en particular», establecieron.

También dejaron en claro que ciertos rubros como tecnología, sistema marítimo y fluvial, obras públicas, compras del Estado, laboratorios medicinales, industria automotriz, economías regionales, se verán perjudicados. El acuerdo contiene cláusulas secretas, algo que, tal como denuncian los trabajadores, habla de la «total falta de transparencia y opacidad en las negociaciones».

«Expresamos nuestra legítima preocupación por un acuerdo que no tiene en cuenta las sensibilidades de ambas partes en materia de empleo ni la necesidad de que el mismo contribuya a un esquema de desarrollo simétrico y equilibrado de las dos regiones», indicaron los sindicatos.

En cuanto a las pymes, indicaron: «Si bien sabemos que existen cláusulas específicas en la negociación en materia de PyMEs, las mismas se limitan a mejorar la circulación de la información técnica y legal del acuerdo. De modo de beneficiarse efectivamente con el acuerdo, las PyMEs requieren de apoyo financiero y de transferencia tecnológica para poder afrontar positivamente un proceso de apertura comercial, modernización tecnológica y mejora de la competitividad, elementos que no se encuentran previstos en la actual negociación».

Y añaden: «Hemos planteado reiteradas veces a las autoridades de ambos bloques nuestras principales preocupaciones y exigencias para que la negociación avance hacia un verdadero acuerdo de asociación que permita reforzar las relaciones políticas, sociales, económicas y culturales entre ambas regiones, y que sea capaz de potenciar el respeto a los derechos humanos, el empleo digno, el trabajo decente, el desarrollo sostenible y los valores democráticos».