Se suspendió un programa de financiamiento PyME lanzado hace diez días

                RedacciónEDA

Gracias al nuevo aumento de las tasas de interés sobre las Leliq que convalidó el Banco Central después de la corrida cambiaria que la semana pasada llevó el dólar a 43,50 pesos, los bancos privados decidieron suspender una línea de créditos especial para PyMEs acordada con el Ministerio de Producción para ofrecer financiamiento con 10 puntos menos de interés.

La línea de créditos para descuento de cheques al 29%, lanzada por el Ministerio de la Producción el pasado 27 de febrero, se suspendieron en la mayoría de las entidades bancarias privadas, que esperan definiciones oficiales sobre la tasa de interés.

El paquete presentado por el ministro Dante Sica hace unos pocos días incluía 80.000 millones de pesos para financiamiento de capital de trabajo de las PyMEs, de los que $60.000 millones se destinaban al descuento de cheques hasta 120 días en bancos públicos al 25% anual y en privados al 29%. La línea estuvo vigente desde el 1 de marzo y presuntamente iba a continuar 30 de junio en 27 entidades bancarias, incluyendo al Banco Nación, al Provincia y al Ciudad.

Pero el problema es que la tasa de referencia para el programa era de 50% anual y desde la corrida de la semana pasada el presidente del Banco Central Guido Sandleris decidió subirla nuevamente al 60%, con lo que cualquier pequeño empresario que intente solicitar esa línea se encontrará con que “no se puede formalizar” en este momento.

Así, los programas del Ministerio de Producción con los que limitadamente intenta reanimar la actividad productiva chocan con las iniciativas del equipo económico para evitar una nueva disparada del dólar. Contra toda evidencia, desde el Ministerio de Hacienda de Nicolás Dujovne se sostiene que, esta vez sí, ya pasó lo peor y la economía comenzará a recuperarse sostenidamente en el próximo trimestre, por lo que se le solicita paciencia a empresarios desesperados por una recesión económica que ha llevado a la paralización de la mitad de la capacidad industrial instalada a nivel nacional.