Preocupación de los trabajadores del ENRE por su continuidad laboral

                RedacciónEDA

El traspaso de Edesur y Edenor a Ciudad y provincia de Buenos Aires genera muchos interrogantes a partir de que esa transferencia del organismo significa crear un nuevo ente, sobre el que no se sabe si sumará o no a los actuales empleados del Ente Nacional Regulador de la Electricidad.

Por ese motivo los trabajadores del (ENRE) volvieron a manifestar su preocupación por la falta de garantías con respecto a la continuidad del personal una vez que se concrete el traspaso de las distribuidoras de energía a la Ciudad y la Provincia.

Ante la consulta, la Junta interna en el órgano de control que responde a ATE señaló que “Lamentablemente, más de 400 trabajadores del ENRE siguen sin respuestas sobre la continuidad de sus puestos de trabajo” y agregaron: “no hay ninguna precisión por parte de las autoridades locales respecto a la futura implementación del traspaso de jurisdicción”.

El Ministerio de hacienda informó hace tiempo que la Ciudad y la provincia de Buenos Aires acordaron la creación de un nuevo organismo de control que designará sus autoridades una vez que el traspaso esté refrendado en ambas jurisdicciones, en el que el ENRE “continuará sus funciones de control del transporte de energía eléctrica y de agentes del mercado; y cederá el personal dedicado al seguimiento de la distribución al nuevo ente, por lo que habrá continuidad de los puestos de trabajo”.

Ese último párrafo del comunicado llevó inicialmente algo de tranquilidad a los trabajadores del ENRE, pero desde entonces no ha habido novedades y en Ciudad y Provincia han dejado trascender informalmente que no les entusiasma la idea de repartirse 400 trabajadores, aunque todavía quedan algunas semanas para efectivizar el traspaso. De hecho, el martes 18 de junio la Legislatura porteña recién comenzó el tratamiento del proyecto de ley para darle luz verde al acuerdo.

“Esta falta de precisiones resulta preocupante a más de un mes de la firma del acuerdo de traspaso y a pocas semanas de su implementación. A su vez, implica un serio riesgo para el adecuado funcionamiento del nuevo Ente y la defensa de los derechos de los usuarios”, aseguró el gremio, al tiempo que dejó abierta la posibilidad a medidas de fuerza si no hay respuestas.