Por temor al desabastecimiento crece la compulsión a «stockearse»

RedacciónEDA

La preocupación es que puedan faltar alimentos de las góndolas, ya que, en sólo 48 horas la demanda de productos de primera necesidad en mayoristas subió entre un 40% y un 60%. Todo el que tenía algún margen de gasto, trató de invertirlo en mercadería.

De hecho, se esperaba que el presidente Mauricio Macri pudiera hacer alguna referencia al tema dentro del paquete de medidas anunciados el miércoles, pero la ausencia de política de precios o la garantía de ventas en góndola no se mencionó en ningún momento, luego de que a partir de las PASO hubo una marea de argentinos intentando estockearse frente a la incertidumbre.

El caos económico financiero pos electoral, con un dólar que se disparó el 25% en un día, hizo repetir una película que en nuestro país se ha visto varias veces. Un crecimiento en la demanda de supermercados mayoristas de entre el 40% y el 50%, con picos de 60% que intentan tener las alacenas llenas cuando las góndolas estén vacías.

Alberto Guida, presidente de la Cámara Argentina de Distribuidores y Autoservicios Mayoristas (CADAM) lo confirmó: “Aquel que tenía un peso en el bolsillo salió a gastarlo en productos durables, tanto minorista como consumidor final”,

Porque, “así como hubo un aumento en la demanda, también muchos de los proveedores cortaron las ventas por la incertidumbre porque todo se convierte en una locura: tenés que remarcarle en la cara al consumidor; no hay precio con lo cual no sé sabe a cuánto vender; y no alcanza el tiempo físico para hacerlo.