Pese a los tarifazos energéticos, los usuarios cubren sólo la mitad del costo y los subsidios aumentan

RedacciónEDA
Foto - Unidiversidad
Unidiversidad

Según cifras oficiales de la Oficina de Presupuesto del Congreso, a fines de 2018 los usuarios del servicio eléctrico y gasífero apenas cubrieron el 52% del costo de producción, pese a los reiterados tarifazos desde 2015, y el Estado sigue cubriendo casi la mitad de los costos. Así, desmintiendo los reiterados argumentos sobre los avances en la eficiencia en el gasto, los subsidios energéticos treparon de $123.610 millones a $184.314 millones.

A pesar de aumentos que en algunos casos superaron el 2000% en tres años de gobierno de la alianza Cambiemos, a fines de 2018 se incrementó un 49% el esquema de subsidios a la energía, lo que anticipa nuevos aumentos para los próximos meses, más allá de los ya confirmados.

Durante el año pasado la electricidad aumentó un 50% y el gas un 67% (ambos muy por encima de la inflación), pero la inversión estatal en subsidios a las empresas productoras también se incrementó un 49%, pasando de $123.610 millones a $184.314 (aumento de subsidios de 38,6% para la electricidad y de 66,7% para el gas).

Un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) destacó: “Mientras que disminuyeron un 20,5% (total $ 19.594 millones) las transferencias realizadas por el programa de Incentivos a la Producción de Gas Natural (Ex -Plan Gas) que subsidia la producción de gas no convencional, debido a la devaluación aumentaron las transferencias a IEASA, la exENARSA, un 309,8% en un año (total $ 51.468 millones). A CAMMESA le enviaron un 36,9% más (total $ 103.095 millones), lo que constituyen subsidios indirectos al consumo de energía de los hogares, influenciados por el impacto de la devaluación sobre el costo de la energía (electricidad y gas)”.

Los significativos aumentos en los subsidios se explican principalmente por la devaluación del peso desde el inicio de la corrida cambiaria en abril de 2018, pero en ambos casos se observan incrementos interanuales por sobre la devaluación del peso en el mismo periodo (108%), lo que según ASAP sugiera “un incremento real en los subsidios que puede observarse también en el mayor monto anualizado en dólares para CAMMESA e IEASA”.

El más reciente informe del Instituto Argentino de Energía “General Mosconi” muestra que los sucesivos aumentos de tarifas de luz durante el Gobierno de Mauricio Macri lograron mejorar la proporción previa en el costo de generación eléctrica sino más bien lo contrario, cubriendo menos cada año que pasa a pesar de los sucesivos tarifazos.

Esto se explica por la disparada de los costos de generación, que en diciembre habían aumentado 111% en su “costo monómico medio” frente al mismo mes de 2017, mientras que el precio promedio que paga la demanda (residenciales + industrias) escaló 66%. A fines de 2017 la demanda cubría un 62% de los costos de producción mientras que a fines del año pasado la proporción había disminuido a 52%, haciéndose cargo el Estado del resto a través de subsidios a las empresas.

Desde el instituto Mosconi concluyeron: “A pesar de que los precios que paga la demanda por la energía eléctrica aumentaron, la recuperación de los costos no ha logrado avances al momento debido, entre otros, al impacto de la devaluación del peso en los combustibles. En este sentido, el esfuerzo que ha hecho la población en pagar la recomposición tarifaria no ha logrado aún su objetivo primordial: cubrir un mayor porcentaje del costo de generación”.