Mujeres sindicalistas al frente de la pelea por jubilaciones para amas de casa

                RedacciónEDA

El cese del acceso a las jubilaciones por moratoria anunciado para el próximo 23 de julio, no sólo ha sido comprendido como un perjuicio económico para aquellas mujeres entre 60 y 64 años que contaban desde el año 2005 con esa posibilidad, sino que es visto como una cuestión de “genero” atribuido a un “desconocimiento absoluto de la mujer trabajadora tanto adentro como afuera del hogar”.

Así lo expresó Soledad Alonso, una de las mujeres sindicalistas nucleadas dentro del SECASFPI, sindicato de trabajadores del ANSES, quién en diálogo con EDA, a través de Radio Argentina, señaló que “no podemos ceder a un derecho que ya había sido adquirido, un derecho reconocido por ser trabajadoras afuera y también adentro de la casa”, apuntó Alonso.

“La mujer es siempre ama de casa y genera una plusvalía dentro del hogar que le permite al resto poder ir a trabajar” afirmó, pero además, también “miles y miles de mujeres salieron a trabajar para otros que lejos de registrarlas las tuvieron años y años trabajando en negro sin ningún aporte” denunció.

Respecto del cese de la moratoria agregó que “lo más alarmante es que a partir de esta medida serán 150 mil mujeres que anualmente se van a ir acumulando durante cinco años, sin que éste gobierno haga nada en perspectiva de inclusión frente a esta cantidad de mujeres que quedan a la intemperie del sistema”.

Respecto a la posible marcha atrás de la medida que analiza el gobierno a la luz de diferentes proyectos presentados como el de la diputada nacional Alejandra Vigo, quien pretende extender el programa hasta el 18 de septiembre de 2020, Alonso afirmó que por las políticas que lleva adelante el macrismo sólo podría ser “con un único fin electoralista nunca como una medida de inclusión como con la que fue creado”.

En ese sentido destacó que el tema implica una “lucha fuerte de las mujeres sindicalistas para que puedan representar a las mujeres trabajadoras desde los lugares de poder, en donde poder ir modificando realidades que van en perjuicio de la mujer”.

Tal sería el caso de las mujeres de entre 60 y 65 años que puedan jubilarse con menos de 30 años de aportes previsionales y «acceder a este beneficio conocido como jubilación de amas de casa”.

En lo personal, la secretaria de Prensa del SECASFPI destacó: “mi organización sindical es modelo en igualdad de género porque fue una decisión política del secretario general, Carlos Ortega, un pionero, que ya en año 2010 impulsó la distribución equitativa de los cargos. Y es por eso que pretendemos extenderlo a todas las organizaciones sindicales, a la CGT y a todas sus secretarías para luchar desde ese lugar con las dificultades de género que hoy hay que afrontar”.