Molinos sostiene que acordó con la mayoría de sus acreedores y está funcionando

                RedacciónEDA

Luego que Banco Macro pidiera la quiebra de Molinos Cañuelas por una deuda estimada en u$s 10 millones, la empresa alimenticia recordó que ya ha alcanzado un principio de acuerdo con sus acreedores que representan “un porcentaje abrumadoramente mayoritario del total de su deuda financiera”.

La compleja situación de la firma comenzó años atrás y su deuda global suma u$s 1.350 millones. Pese a ello la productora de harinas aseguró, a través de un comunicado que alcanzó “un principio de acuerdo con los Comités de Acreedores financieros, integrados por instituciones multilaterales de crédito y financieras internacionales, como así también varios de los más importantes bancos públicos y privados nacionales”.

 

Las dudas siguen existiendo pues en la lista de entidades que acordaron no está Banco Macro, organismo que le solicitó a Molinos Cañuelas, una deuda de 10 millones de dólares y la quiebra, lo que hace peligrar los más de 3 mil puestos de trabajo existentes en sus 21 plantas. No es la única obligación que debe afrontar la firma ya que debe pagarle a otros bancos u$s 1.350 millones.

La compañía, que se desarrolló en el país a partir de la década del 30, comenzó con severos problemas financieros cuando decidió adquirir la multinacional Cargill, por un monto total de $ 736 millones. Gracias a esta operación, la empresa tomó un crédito del Banco Mundial por u$s 80 millones.

Según constan en sus balances, la firma a cargo de la familia Navili, que exporta a más de 60 países, cuenta con pasivos financieros con plazo a pagar a un año por un total de 15.000 millones de pesos y 3.200 millones de pesos a entre 1 y 2 años, 1.800 millones a entre 2 y 5 años y 550 millones a pagar en más de 5 años.

Entre los principales acreedores figuran las entidades Banco Galicia, con USD 38,5 millones; Banco Nación, con USD 55 millones; HSBC, con USD 45 millones; Santander Río, con USD 36 millones; Banco Provincia de Buenos Aires, con USD 34 millones, y BBVA Banco Francés, con USD 24,5 millones.

Aunque una fuente cercana a la operación comentó que “todas las empresas atraviesan dificultades por la situación económica, creemos que detrás de la deuda de Molinos Cañuelas puede haber alguna maniobra financiera fraudulenta”. Vale destacar que la firma concentra casi el 80% del mercado, y cuenta con más de 20 plantas industriales en Argentina, Brasil, y Uruguay. Produce, entre otras, las marcas Pureza, 9 de Oro, aceite Cañuelas, y Mamá Cocina».