Medicamentos aumentan más que la inflación y baten récords de facturación

                RedacciónEDA

Según un reciente informe del Indec, la facturación total del último trimestre de 2018 para la industria farmacéutica se incrementó un 48% respecto de los recaudado en el mismo período del año anterior. En el primero caso se facturaron 38.539,9 millones de pesos, mientras que en 2017 fueron 25.939,1 millones de pesos.

La cifra es llamativa en un escenario como el argentino, donde la absoluta mayoría de la industria se encuentra golpeada por una fuerte recesión. Sin embargo, hay fármacos de los que no se puede prescindir, por lo que se considera que hay un mercado cautivo, más allá de las fluctuaciones del poder adquisitivo.

Sin embargo, no todos los rubros dentro de la industria farmacéutica tuvieron el mismo incremento. La reventa local de productos importados aumentó 51,9% entre los períodos comparados (aquí es útil pensar en la evolución de unos precios seguramente dolarizados), mientras que facturación de producción nacional aumentó su facturación en un 47,2%. Desglosando este número, se ve también un rendimiento notoriamente distinto según los productos locales se dirijan al mercado interno (aumento de 44,4%) o a la exportación (76,6% más).

En comparación con la evolución de la inflación, el Indec constata que, en promedio, los medicamentos aumentaron un punto por encima de la inflación para el período, que fue de 47,6%. Los principales actores del mercado nacional son son laboratorios como Bagó, Raffo o Richmond, cuyas ventas representan el 70,7% del total (63,3% por ventas al mercado externo y 7,4% al externo, el resto de la facturación responde a la reventa de importados).

Los medicamentos que más facturaron fueron los oncológicos, con 7.086,2 millones de pesos (18,4% del total), seguidos por los fármacos para el aparato digestivo, con 5.756,4 millones (14,9%) y los dirigidos al aparato cardiovascular en tercer lugar, con 4.384,4 millones (11,4%).