McDonald’s comenzó a construir un local en la Villa 31 y prometió contratar a jóvenes del lugar

                RedacciónEDA

La firma de comida rápida comenzó a construir un local en el barrio Carlos Mugica, conocido como Villa 31 que queda en Retiro, y prometió contratar a 100 jóvenes del lugar. En el anuncio de la compañía participó el jefe de de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta.

Precisamente, el comercio de Mc Donalds estará ubicado la calle Rodolfo Walsh, entre Gendarmería Nacional y Perette, e incluirá para los vecinos un espacio en el que se darán talleres de educación, diseño y tecnología. «Todos en la compañía tenemos un gran entusiasmo con este proyecto a través del cual queremos no solo ofrecer una buena experiencia a los habitantes de la zona que nos visiten en nuestro futuro local, sino que queremos contribuir desde el aspecto social con la inserción laboral de jóvenes del barrio y su desarrollo. Los 100 futuros empleados del local serán jóvenes que quieran tener su primera oportunidad de trabajo formal con nosotros y aprenderán habilidades que les servirán para su vida actual y su desarrollo laboral en el futuro», afirmó Woods Staton, presidente ejecutivo de Arcos Dorados, la mayor franquicia de McDonald’s.

La firma anticipó que iniciará un proceso de selección «para que otros jóvenes de la zona puedan ingresar a la compañía y así completar la totalidad de empleados que trabajarán allí». Incluso una empleada que se desempeña en uno de los locales y que vive en el barrio, dijo que «esto le va a dar la posibilidad a un montón de chicos que tal vez no pueden salir del barrio a buscar trabajo (ya sea por la edad, por la poca experiencia o hasta en algunos casos por la dirección en la que viven) de poder tener su primer empleo».

Cabe destacar que la experiencia laboral de los jóvenes que pasan por la firma no resulta realmente «feliz», como reza su famosa cajita. Además de los bajos salarios que se abonan, no son pocos los chicos que relataron que fueron sometidos a realizar múltiples tareas en poco tiempo, como atender en las cajas, preparar comida y limpiar baños, en diferentes turnos, lo que resulta agotador. En 2016, el gobierno de Cambiemos firmó un convenio con la empresa, que terminó fracasando, por la que recibía millonarios subsidios estatales a cambio de dar un primer trabajo por un mínimo haber.