Más de 7 mil puestos de trabajo en riesgo por crisis de los productores de maquinaria agrícola

                RedacciónEDA

La reciente devaluación y las dificultades para conseguir líneas de financiamiento razonables han prácticamente paralizado a los fabricantes de maquinaria agrícola, que además pasaron de un año de venta récord en 2017 a un escenario caracterizado por un desplome de ventas de más del 30% producto de la recesión generalizada.

Según la Encuesta Nacional de Coyuntura de la Maquinaria Agrícola, presentada por la Cámara Argentina de Maquinaria Agrícola (CAFMA), el sector atraviesa una delicada situación de caída de ventas por la ausencia de líneas de crédito que permitan a los productores asumir una inversión tan importante con un financiamiento a tasas moderadas.

Explicó Raúl Crucianelli, presidente de la CAFMA, que “la encuesta transparenta la fuerte retracción de ventas de productos que vive el sector fabricante de Maquinaria Agrícola debido a la falta de financiamiento a tasas lógicas”. “Prácticamente estamos sin financiamiento para la venta. Existe mercado interno, pero el productor agropecuario o el contratista rural no está dispuesto a financiar su compra a las tasas que solicitan los bancos”, insistió.

Luego añadió: “Todo esto ha producido una fuerte baja en la fabricación e importantes niveles de stocks, lo cual comenzó a tener influencia negativa en el empleo, con perspectivas desalentadoras dado que el estudio indica que entre el 22% y el 25% de las empresas decidirán en el corto plazo instrumentar reducción de jornada, suspensiones, inicio de PPC, etc. Todo esto debe ser resuelto para no profundizar la situación”.

La encuesta de CAFMA detalla que el sector de la maquinaria agrícola contrató a 16 mil personas de manera directa y generó puestos de trabajo indirectos para otras casi 7 mil, pero debido a una caída de ventas del 30% en lo que va del año por lo menos 7 mil de esos puestos se encuentran en riesgo. El impacto de esta perspectiva de despidos masivos sería gravísimo, ya que más del 80% de estas empresas se encuentran radicadas en poblaciones de menos de 30 mil habitantes, de las que en muchos casos son el principal sostén económico.

Según Crucianelli, desde el sector están intentando contactar al Gobierno nacional para proponerle una serie de medidas que permitan que el sector encuentre una salida para su situación crítica, “pero a la fecha no han surgido resultados viables”, reconoció.