Luego de la reunión con el FMI, la CGT se reúne para definir el paro

                RedacciónEDA

El encuentro de los sindicalistas de la CGT con los funcionarios del FMI en la sede de la UOCRA no tuvo otro objetivo que acercar un diagnóstico del clima social de la Argentina, de cara a las elecciones. La reunión no cambió demasiado las cosas. Para este martes continúa en agenda la reunión de Consejo Directivo de La central obrera, en la que se buscan definiciones respecto a la concreción de un nuevo paro general en un futuro cercano.

La “mesa chica” de la CGT -que estaba prevista para la semana pasada- se postergó para este martes y la definición de una medida de fuerza parece haber madurado. Aun hoy algunos de los gremios más grandes  consideran que la idea del paro aún está relativamente lejos, pero en la misma proporción hay otros gremios que pujan por ponerle una fecha durante este mes de mayo.

«Todo a sabiendas – dijeron desde un gremio industrial- «de que los que definen qué se hará, son los gremios del transporte”,  en referencia a que ese sector es el único que tiene la posibilidad de garantizar el éxito total de un paro general.

Puertas adentro ya se barajan dos fechas para la medida: El miércoles 29 de mayo -Día del aniversario del Cordobazo o el 4 de junio, día en que Perón asumió su primera presidencia, en 1946.

Las condiciones parecen estar dadas para convocar  a una medida exitosa y contundente. Además del crítico escenario económico con alta inflación y pérdida de puestos de trabajo, en la central hay bronca con el Gobierno porque  tienen trabados los fondos de las obras sociales sindicales.

Es más: dicen que la Casa Rosada los “extorsiona” con liberar la totalidad de esos fondos a cambio de que prospere la ley de blanqueo laboral, que sigue demorada en el Congreso.

El encuentro de este lunes entre el FMI y la CGT -estuvo representada por Gerardo Martínez, anfitrión de la UOCRA, también Omar Maturano (Ferroviarios), Andrés Rodríguez (UPCN), Mario Calegari (UTA), Rodolfo Daer (Alimentación), Julio Piumato(Judiciales) y Enrique Salinas(UOM), entre otros – quienes describieron a Cardarelli y Alleyne el deterioro de la “situación social”. Los secretarios generales de la central estuvieron ausentes: Héctor Daer y Carlos Acuña.

Otro de los temas de agenda, fue la reciente convocatoria al diálogo que hizo el presidente Macri, a la que la CGT denominó como “tardía, sin confianza y credibilidad”.  Lo que hace falta, señalaron por consenso “es llamar a un consejo económico y social serio e inclusivo donde estemos todos”.

Luego del encuentro, Cardarelli tuvo un breve  contacto con la prensa donde aseguró que “Nosotros creemos que lo peor ya pasó, que (en el segundo trimestre) el crecimiento debería mejorar y la inflación, bajar”, dijo el italiano.

Para sorpresa le consultaron también respecto al temor por la vuelta de Cristina  a lo que el italiano contestó “no le tenemos miedo a nada”.