La reforma laboral en medio de la puja del dólar y las tarifas

                RedacciónEDA

Por Laura Beheran

En una Argentina que baila alrededor de un dólar por las nubes, con un tarifazo que intenta ser frenado aún con amenaza de veto, ahí en ese escenario  ingresa a la Legislatura para su tratamiento, un proyecto medular (fallido en diciembre), que es el de la reforma Laboral. Un proyecto que por estas horas analiza en detalle la CGT pero que en principio identifica fácilmente como una “retroceso” para el trabajador.

En este sentido, el PJ trabaja en consonancia con la Central Obrera y planea no apartarse de esa línea.  Sin medias tintas, Héctor Recalde, ex diputado K y abogado laboralista consultado sobre la esencia misma del proyecto de ley, lo caratuló de “inconstitucional” y justificó sus dichos en que “la nueva reforma laboral va en sentido contrario a la definición que establece la Constitución del 94 donde dice específicamente que la ley debe proteger los derechos en forma progresiva y con justicia social”.

Recalde la calificó como “peor que las políticas de Menem y De la Rúa” y sentenció:  “El blanqueo es promocionar el negreo porque bajan todas las multas al empleador, quitan toda penalidad, hay una gran impunidad legal, y un año de plazo para blanquear un empleado, …. En cambio a los trabajadores que son blanqueados le sacan las indemnizaciones y todos los beneficios que tenían como aguinaldo, bonos o premios”.

Consultado también por la creación  del fondo de Cese Laboral que es otro de los puntos polémicos  explicó que “es una parcialización de la indemnización, es un aporte mensual, un salario diferido para que el empleador despida tranquilamente a su antojo cuando lo crea necesario”.

Por último, en el caso de las pasantías sostuvo que  también es flexibilización encubierta “porque es ponerle un guardapolvo arriba de un mameluco para que parezca un estudiante cuando es un laburante”.