La continuidad de Luján será en el Congreso

                RedacciónEDA

En medio de un ámbito hostil al sindicalismo argentino, con paritarias a la baja en casi todos los sectores y con lo que entienden como una suerte de “persecución política” -basada principalmente en el “nuevo pedido” de detención de Pablo Moyano-, los gremios más duros insisten en agudizar el plan de lucha, que este miércoles, frente al Congreso, se abrazará para decirle “NO” al Presupuesto 2019.

De a uno van llegando los anuncios de convocatoria desde las distintas entidades gremiales para rodear el Congreso este 24 en el intento de frenar la aprobación en Diputados del proyecto de Presupuesto para el año que viene e influir en su elaboración.

Las adhesiones, aunque todavía están en plena difusión y pueden ampliarse, coinciden con el arco sindical que participó en la Basílica de Luján el pasado sábado 20 con el pedido de “Pan, Paz y Trabajo”. Ya anunciaron su presencia en el Congreso los gremios que integran el Frente Sindical, la Corriente Federal, las CTA, ATE, Camioneros, Transportistas Rurales, Aceiteros y Docentes, entre otros.

Desde la provincia llegarán además de docentes, médicos y judiciales y se prevé una multitudinaria movilización de los movimientos sociales que ven en el ejercicio económico 2019 un presupuesto de “hambre”, basado en el ajuste y las demandas externas.

Al igual que en el encuentro ecuménico de Luján, en el Congreso, se esperan expresiones políticas de adhesión: del kirchnerismo, el PJ disidente, la izquierda quienes sostienen que es un presupuesto digitado por el FMI, que incluye suculentos recortes en áreas que comprometen salud, seguridad, educación y la “subsistencia” de los sectores más vulnerables de la Argentina: «los afligidos» como los llamó el obispo Radrizzani, abatidos por “la inflación, la pérdida de puestos de trabajo, de emprendimientos y changas”.