La canasta básica argentina es la segunda más cara de la región

                RedacciónEDA

Nuestro país no sólo ostenta el récord de tener la inflación más alta de Latinoamérica, después de Venezuela, sino que ahora también se supo que también ocupa el segundo puesto en cuanto a la canasta básica más costosa de la región, después de la de Perú.

El estudio realizado en el mes de octubre por el sitio de ventas online Linio destaca que el gasto individual promedio para una canasta básica mensual en América latina es de 75 dólares (unos $2.925, al cambio actual), pero en nuestro país el promedio llega hasta los USD 86 (unos $3.350).

La comparación se hizo tomando en cuenta unos 50 productos de consumo masivos y los salarios mensuales promedio en Argentina, Chile, Colombia, Perú, México y Ecuador. Según explicó Diego Bresler, country manager de Linio en Argentina , en nuestro país, alcanzar a cubrir la canasta básica se lleva el 16% del salario (considerando un ingreso mensual de USD 534 o $20.360), mientras que en Colombia, donde los salarios son mucho más bajos, la canasta representa un 27% del ingreso. Perú, con una canasta valuada en USD 97, ocupó el lugar del ranking.

Algunos de los alimentos incluidos en el paquete básico son: carnes, cereales, fiambres, legumbres, frutas, menudencias, lácteos (leche y quesos), harinas, dulces, vinagre, café, yerba, huevos, condimentos, bebidas no alcohólicas, aceites y hortalizas, entre otros. En algunos países, como en el caso argentino, la canasta básica alimentaria se extiende también a algunos productos de limpieza e higiene personal.

La canasta básica de Colombia sumó USD 84, seguida por México (USD 63), Chile (USD 62, que además sólo significa el 8% del salario) y por último Ecuador (USD 57). Bresler detalló que en este contexto económico inflacionario, “la pérdida del poder adquisitivo es un fenómeno regional que dificulta el acceso del total de la población a los productos básicos alimenticios”.

Según Linio, donde más se notan las diferencias entre países es en el acceso a los productos tecnológicos, en el que Argentina se ubica como el país más caro de la región. “En primer lugar por los altos aranceles de la aduana (salvo en el rubro Computación), aclara. También, por la gran complejidad de los medios de pago y por una estructura de costos más altos, en dólares, respecto de otros mercados”, concluyó Bresler.