Hubo más de 12.000 despidos y suspensiones en el primer bimestre

                RedacciónEDA

Se profundiza la crisis laboral. En el primer bimestre de 2019, los despidos y las suspensiones superaron los 12 mil casos, y uno de cada cinco telegramas enviados se debieron a  cierres de empresas.

En la comparación interanual con 2018, hubo 105 desvinculaciones más que en el mismo período, lo que muestra que la crisis no cede y es de carácter permanente. La diferencia de este verano fue que el Gobierno evitó empezar el año electoral con nuevas protestas por cesantías en el Estado. Sin embargo, el sector privado perdió trabajadores al por mayor.

El último informe sobre despidos del Centro de Economía Política Argentina así lo confirma. El CEPA viene relevando periódicamente la pérdida de empleo, en base a fuentes gremiales, cámara empresarias y publicaciones en medios de comunicación. Uno de sus señalamientos es que la industria sigue siendo el sector productivo más afectado: los datos muestran que le está  pasando por arriba una onda expansiva.

Si la relación general indica que 1 de cada 5 despidos se debieron al cierre de empresas, en las fábricas ese guarismo se acentúa y llega a 1 de 4 cuatro casos. Esa correlación es, a su vez, más alta que el año pasado, lo que muestra la marcada tendencia a la  pérdida definitiva de puestos de empleo.

La cantidad total de despidos y suspensiones en enero-febrero fue de 12.352 casos, correspondiendo solo 98 a empleos del sector público y 12.254 a empleos del sector privado. Esto implicó un promedio de 6176 despidos y suspensiones mensuales, más que el registrado en 2018, que alcanzó los 5800 casos por mes.

Siguiendo la clasificación por sectores, la industria despidió y suspendió 8352 trabajadores y los servicios expulsaron a 3502 personas. En la construcción se registraron 400 casos.

En este contexto se puede ver que el sector industrial lidera el ranking negro de despidos y suspensiones también en 2019, luego de importantes caídas en 2016, 2017 y sobre todo en 2018.

A su vez, los rubros con más reducciones dentro de la industria fueron el automotriz y autopartes, seguido por el textil, electrónica y electrodomésticos, alimentos y bebidas. Son pérdidas vinculadas de manera directa a la caída del consumo y la apertura de las importaciones. Como su complemento, cayó también el número de puestos de trabajo en el área de servicios, por el cierre o reducción de los comercios.