Gremialistas cruzaron duro a Macri por sus ataques

                RedacciónEDA

Referentes de los distintos gremios atacados por el presidente Mauricio Macri, y otros que manifestaron su solidaridad contra las calumnias, salieron a denunciar que la intención del oficialismo es demonizar a los referentes del movimiento obrero para avanzar con la reforma laboral.

Pablo Biró, secretario General de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), denunciado por el presidente como uno de los sindicalista que «no entiende» el nuevo momento de la Argentina, le respondió: «La confusión y estigmatización de los dirigentes sindicales es lo único a lo que pueden aspirar porque los resultados de su gestión son malísimos». Y agregó: «No me quieren voltear a mi, lo que buscan son los derechos de los trabajadores a los que represento. Quieren la reforma laboral, quieren romper los convenios de trabajo y no lo vamos a permitir».

Macri eligió al gremialismo como uno de sus enemigos de campaña

El secretario General del gremio de Canillitas, Omar Plaini, sostuvo que el Gobierno «provoca» a los sindicalistas para «generar violencia». Al respecto detalló: «Hay una ofensiva del Gobierno. El objetivo es que no haya sindicatos, quieren organizaciones débiles, y todo el tiempo está buscando cómo provocar, cómo generar violencia». «En este Gobierno son los proxenetas de la desdicha de la mayoría, eso es hoy Cambiemos. No entremos en el juego de provocación de un Gobierno que se sabe derrotado», añadió el dirigente. Y concluyó: «Saben que están en el final de su mandato, saben el desastre que han hecho, y ahora entran en el terreno de la provocación. Saben que van camino a una derrota estruendosa en octubre y buscan todas las formas de provocación».

Por su parte, el secretario general de Suteba, Roberto Baradel, suscribió la idea de que el Gobierno busca que eliminar a los sindicatos para «que no le discutan la posibilidad de distribuir la riqueza» ni la «acumulación de ganancias». En ese sentido, insistió: «Por eso los ataques son tan virulentos contra los dirigentes que levantamos la voz defendiendo los derechos de los trabajadores, y no nos callamos la boca».

El dirigente docente también respaldó a su colega bancario Omar Palazzo, respecto de quien el periodista Daniel Muchnik sugiriera que «en Estados Unidos se acabó con Hoffa, matándolo»: «No podemos permitir que se ataque a un dirigente sindical por defender a los trabajadores y reclamar por sus derechos». El presidente Macri también había definido a Palazzo como «prepotente» y «patotero» por su planteo respecto de la posible incorporación al gremio bancario de los trabajadores de Mercado Libre.

También el secretario general de la Federación de Camioneros, Hugo Moyano, había respondido a las críticas que le hizo Mauricio Macri, afirmando que el presidente «quiere destruir» las organizaciones gremiales para que «los trabajadores no tengan nadie que los defienda». «La verdad que no lo escuché pero me contaron lo que dijo el Presidente sobre mí. Creo que él y sus mandantes lo que buscan es atacar a las organizaciones gremiales para que los trabajadores no tengan cómo defenderse. Pero nosotros sabemos pelear y vamos a defender los derechos de nuestra gente», planteó Moyano.