Fin del verano: el sector de la indumentaria y su desesperada liquidación de stocks

                RedacciónEDA

Con la llegada de un poco de aire fresco y a días de que finalice el verano, los fabricantes textiles se encuentran frente a un escenario más que complicado: ocho meses consecutivos de retroceso y una brusca caída del consumo en enero del 9%, de acuerdo a los datos brindados por el Instituto de Trabajo y Economía Fundación Germán Abdala (ITFGA) el objetivo es liquidar stock en forma urgente.

Por el fuerte incremento de las tarifas y transporte, más una inflación que comenzó el año con 3,6% de inflación en la Ciudad, se redujo aún más el “extra” que los argentinos destinan a la compra de indumentaria y se hace “urgente” la liquidación de stocks para poder lanzar la temporada otoño invierno.

Así es que en las vitrinas porteñas, incluidas primeras marcas se ofrecen los 4×3, 2X1, 3X2 y variadas promociones con fuertes rebajas que redoblan la apuesta de las clásicas liquidaciones de temporada.

Los anuncios aparecen en carteles, pizarras y canastos de ofertas para atraer a los posibles compradores para que destinen al alicaído mercado de la indumentaria un porcentaje de sus recursos y apuntan al consumo en cantidad y a “premios” con pago en efectivo o en un pago con tarjeta, siendo pocos aquellos que ofrecen algún plan de cuotas sin interés.

Sucede que, en un contexto inflacionario como el actual -2018 cerró con una suba de precios por encima del 47%-, los planes de pago sin interés se han vuelto una herramienta de compra casi inevitable que no todos pueden ofrecer.

Los resultados de sus estrategias se verán recién los primeros días del mes de marzo, cuando todos los locales ya exhiban en sus vidrieras la mercadería de otoño-invierno y el inicio de clases tal vez sea un motivo para que al menos un sector se reactive por lo menos temporalmente y puedan revertir las cifras deprimidas desde hace ya casi un año.